Ruta Salvatierra / Horcajo Medianero

16/11/2019

Amanece un día frío climatológicamente, pero caliente en las ganas de disfrutar de las dos ruedas. El cielo nos da una tregua y la lluvia se mantiene contenida, sin embargo, debemos de tomar carreteras seguras por los peligros de la nieve y el hielo. No hacía falta salir pronto para evitar las heladas, a las 10.15 nos pusimos en camino Teresa y José Ángel a los lomos de nuestra FJR Sponsorita.

Tomamos dirección Linares de Riofrío, con la carretera despejada, pero a 1º C de temperatura, que con los ropajes y los puños calefactables llevamos bastante bien. En este momento, no como el verano, la ropa de la moto se agradece. Llegamos a Linares de Riofrío y de allí dirección Endrinal y Guijuelo. Sin apenas darnos cuenta y sin helada en la carretera llegamos a Guijuelo por una carretera con muy buen firme. De allí nos dirigimos por nacional hacia Montejo para llegar a Salvatierra de Tormes. En esa zona la temperatura ya había subido a en torno a los 10º y se agradecía. Aparcamos la moto y nos dirigimos hacia el Hotel Rural Salvatierra a tomar el cafetito de rigor.

Buen aparcamiento teníamos
Hotel Rural Salvatierra

Precioso pueblo Salvatierra de Tormes. Nos tocaba patear sus calles y rincones. Con la creación de las actuales provincias en 1833, Salvatierra quedó integrado en la provincia de Salamanca, dentro de la Región Leonesa, despoblándose casi totalmente en la década de los cincuenta y sesenta del siglo XX al construirse el embalse de Santa Teresa ante el peligro de que se anegara la población, que finalmente no llegó a anegar la localidad como se había previsto. Sin embargo, la despoblación había causado mella y muchas casas están bastante abandonadas. Famosa población por ser donde nació el Dr. D. Filiberto Villalobos, se puede ver dónde era su casa con una placa conmemorativa.

Antigua Sinagoga

Se está intentando repoblar con nuevos habitantes. Actualmente tiene censados en torno a los 80 habitantes, que no viven todos en el pueblo.

Tocaba empezar la visita por antigua Sinagoga, más bien los restos que quedan de ella. Se ven en torno a ella casas con blasones de la época y con mucha historia sin duda, “si estos muros hablaran”. Pasas por el Albergue recién adecentado para recibir a los peregrinos y el lavadero. Sin más dilaciones bajamos por una cuesta que te llevaba a la zona de Castillo de la Mora Encantada y un arco de piedra que daba vistas inigualables hacia el pantano y las dehesas al fondo. Parece que las últimas lluvias se iban notando en su caudal. El día soleado se agradecía.

Castillo de la Mora Encantada

La aparición del musgo en las paredes nos indicaba la orientación norte. Una vez introducidos en el pueblo podemos ver casas muy arregladas, respetando el entorno. Sin apenas darte cuenta llegas a la iglesia Parroquial, que se conserva en muy buen estado, con el reloj de la torre funcionando y los nidos de cigüeña vacíos esperando su vuelta con los primeros rayos de la primavera.

Presiosa vista del pantano
Bajada empedrada

Visitamos sus calles intrincadas y poco a poco llegamos al Ayuntamiento, claramente reconocible por las banderas que allí lucían.  Tocaba recuperar la moto, no sin antes despojarnos de los ropajes térmicos, la temperatura iba subiendo. De nuevo en la moto tomamos dirección Guijuelo y en sus inmediaciones, pero sin entrar en la población, tomamos a la izquierda en dirección Piedrahita.

Torre del reloj
Bonito llamador

Pasamos por Cespedosa de Tormes y Gallegos de Solmirón, y al llegar a la carretera de El Mirón tomamos hacia la izquierda. Este tramo prometía, con buenas curvas y un firme estupendo. Al llegar a El Mirón en las cunetas se veían rastros de la pequeña nevada del viernes. Nos dirigimos hacia Aldealabad del Mirón. Este tramo de carretera dejaba mucho que desear, una vez pasado Aldealabad mejoraba un poquito el firme hasta llegar al cruce a la izquierda dirección Horcajo Medianero, donde nos esperaba la comida. Llegamos a las 13.40 al restaurante Campero de mi amigo Alberto. Sin haberlo calculado nos daba tiempo a visitar el pueblo de Horcajo Medianero. Subimos una cuesta pronunciada hacia la iglesia y la plaza.

Torre del reloj
Vaya dos

Además del propio Horcajo Medianero, su municipio está formado por los núcleos de población de Padiernos, Sanchopedro de Arriba, Sanchopedro de Abajo, Valdejimena y Valverde, los dos primeros despoblados. Ocupa una superficie total de 53,37 km² y según los datos demográficos recogidos en el padrón municipal con una población en torno a los 200 habitantes. Fotitos de rigor y a comer.

Sponsorita ya descansa
Observando atentamente

Qué decir de la comida, visitar el Restaurante Campero es una apuesta segura, su dueño Alberto se desvive porque los comensales estén a gusto. La comida casera estupenda y la cantidad la que tú quieras. Cafetito, sobremesa y de nuevo a la moto, tocaba llegar pronto a casa, los quehaceres nos esperan. En torno a las 16.30 estamos aparcando Sponsorita.

Había sido una ruta estupenda por la zona, empapándonos de su historia. A veces conocemos lugares lejanos y los que tenemos al lado de casa no los visitamos como debemos. La ruta en torno a los 200 km, con un tiempo claro para la época en que estamos y la compañía inmejorable. Lo suficiente para quitarnos el mono de moto y deseando volver a compartir juntos nuestra pasión.

Galería Fotos

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!