Cómo Pilotar Tu Moto Con Viento

 

El viento es uno de los grandes enemigos de l@s moter@s, además de incómodo puede ser hasta peligroso y no es fácil de combatir. En algunas ocasiones el viento es más peligroso que el agua.

En moto somos sensibles a cualquier fenómeno meteorológico, pero uno de los más peligrosos es el viento, ya que puede sorprendernos en cualquier época del año.

Para muchos moter@s el viento es mucho más molesto y peligroso que la lluvia. Fuertes rachas de viento pueden complicar mucho nuestra conducción, hacer de nuestro viaje una experiencia incómoda y desagradable, y además poner en apuros nuestra estabilidad.

Pero no todos los vientos son iguales. Un viento frontal nos frenará pero no nos desestabilizará, un viento trasero nos ayudará en la marcha y hasta ahorraremos combustible, pero no será incómodo, aunque es peligroso porque afecta a la velocidad. Sin embargo, un viendo lateral y racheado puede convertirse en nuestra peor pesadilla. Un viento que no es constante sino que choca contra nosotros en fuertes ráfagas puede resultar un verdadero incordio. Toma nota de los siguientes consejos para que te afecte lo menos posible.

Vamos a tener en cuenta una serie de consejos:

1. Equipaje y equipamiento, todo en su sitio

No es raro que viajando en moto nos sorprenda el viento, con la moto cargada y repleta de equipaje. Con maletas y bolsas encima nuestro volumen es mayor por lo que nuestra resistencia hacia el viento también lo es. Asegúrate de que tu equipaje ocupe lo menos posible y que todo está bien asegurado a la moto, intentando centrar el peso y que sea lo más aerodinámico. 

2. Equipamiento de piloto y copiloto

También has de tener en cuenta tu propio equipamiento. Revisa que nada flamee con el viento, que la ropa no haga de vela y que todas las cremalleras están bien cerradas. Tener en cuenta las viseras y aireadores del casco. 

Es totalmente diferente el comportamiento de la moto cuando vas solo que cuando llevas acompañante. Es más importante que nunca que el acompañante se acople perfectamente a ti formando uno solo.

3. Una velocidad más baja no significa mayor seguridad

Es posible que con viento lateral nuestro primer instinto sea el de aminorar la marcha y circular más despacio, es lógico. Sin embargo puede ser un error y te vamos a explicar por qué.
Es cuestión de física. El giro de nuestras ruedas causa un efecto giroscópico que mantiene la moto equilibrada y vertical moviéndose hacia delante, por eso si en condiciones normales soltamos las manos del manillar la moto sigue su rumbo sin que la toquemos ¿verdad? Pues bien, ese efecto giroscópico es nuestro aliado en caso de viento, nos ayudará a mantener nuestra trayectoria, y si lo que hacemos es reducir la velocidad esa fuerza también se verá reducida y nuestra estabilidad también será menor.

En caso de viento, por tanto, una menor velocidad no significa una mayor seguridad. Pero no equivoquemos con ir demasiado rápido. 

4. La aerodinámica es tu aliada

Aquí influye mucho el tipo de moto que tengas. Dependiendo del tipo de moto el viento impactará contra ti en mayor o menor medida, no es lo mismo una moto naked, donde la superficie de nuestro cuerpo es tan grande como la de la propia moto, que una moto gran turismo, donde la moto frenará la mayor parte del viento.
Para conseguir la mejor aerodinámica y que el viento te afecte lo menos posible acóplate a la moto lo más que puedas, si tu moto tiene pantalla escóndete tras ella para librarte del viento y haz por centralizar tu peso para bajar el centro de gravedad y conseguir una mayor estabilidad.

Si el viento sopla con fuerza no agarres el manillar con demasiada firmeza. El viento que impacta contra ti moverá tu cuerpo y éste trasladará ese movimiento a la rueda delantera, así que es mejor relajar las manos sobre los mandos para que no seamos nosotros mismos los que movamos la dirección sin que sea nuestra intención.

5. Utiliza tu peso para contrarrestar

Por ejemplo, si el viento te golpea por el lado izquierdo haz por cargar más peso en el pie izquierdo, eso hará que la moto caiga sobre ese lado y así compense la fuerza del viento que empuja desde ese lado. Esta técnica también te servirá para mantener la moto recta cuando el viento trata de llevarla hacia otra dirección. Tu propio peso te puede ser de ayuda para seguir tu trayectoria.

6. Inclínate contra el viento

El peso de la moto también puedes usarlo para luchar contra el viento. Es otra manera de contrarrestar el peso, si el viento empuja por la izquierda inclina la moto hacia ese lado, como si al trazar una curva se tratase. La fuerza del viento hará que mantengas la línea recta y tu trayectoria no se desvíe.

Pero ojo, si el viento es racheado tendrás que estar muy alerta para corregir tu posición en el momento que deje de soplar o por el contrario empezarás a girar hacia ese lado automáticamente y podría hacer que te salgas de la carretera. Así que presta mucha atención a ese viento que aparece y desaparece.

Y no lo dudes, si la situación se pone demasiado peligrosa para en cuanto puedas y espera a que amaine el viento. Hay ocasiones que dependiendo del tipo de moto o la destreza del piloto haya condiciones de viento en la que algun@s moter@s puedan circular y a ti te cueste trabajo. No te intentes comparar con nadie, si no te ves seguro para un poco. Pase lo que pase y tengas la prisa que tengas el riesgo nunca merece la pena. Recuerda que el viento puede ser muy traicionero ¡nunca te confíes!