Como Usar Freno De Moto

El saber frenar tu moto de forma eficiente puede ahorrarte sustos o accidentes. Vamos a intentar aprender entre todos un poco más con trucos y consejos para que aprendas a utilizar el freno de la manera más correcta.

Frenar correctamente nuestra moto es quizás la parte más importante de todos los aspectos de la conducción. Una buena frenada puede evitar un susto o accidente con la moto o hacer que éste tenga unas consecuencias menores. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que las motos son un vehículo de dos ruedas y que, por ello, tiene menos punto de apoyo con la carretera que lo que tiene un coche. Hay que hacer una frenada con más precisión y delicadeza que no nos haga derrapar e irnos al suelo.

Es bastante fácil bloquearlas en una frenada, no digamos si es de emergencia. Una rueda bloqueada no puede ser «dirigida»: si es la trasera tenderá a adelantar a la delantera y la moto se «cruzará» desestabilizándonos, y si es la delantera provocará un par de reacción fuerte en el manillar que normalmente lo girará y nos desequilibrará, llegando a provocar una caída. Pero hay que apoyarse siempre en el freno delantero, es el que nos detendrá lo antes posible. Todos hemos sufrido o podemos sufrir imprevistos en la conducción      que nos hacen ver lo importante de frenar bien.

Antes de frenar existen varios aspectos que debemos tener en cuenta para frenar de la forma más efectiva posible:

 1. Aspectos mecánicos:

Las llantas deben estar en buen estado y y los neumáticos con las presiones correctas. Además, todos los componentes de los frenos – discos, tambores, pastillas, bandas, cables, mangueras, líquido de frenos – deben estar en perfecto estado y deben recibir su mantenimiento con regularidad, por personas capacitadas. Es una parte que se tiende a descuidar y es importantísima.

2. Conducción:

Lo primero y obvio es que hay que llevar los cinco sentidos centrados en la circulación y en nuestra propia moto. Pero además en una moto, en la que la carrocería es nuestro propio cuerpo, hay que prestar mucha atención a la conducción del resto de personas que comparten carretera con nosotros. Es muy normal que algún coche se cambie de carril y nos provoque un gran susto que si lo conseguimos anticipar nos evitaría un accidente. Esta anticipación depende, y mucho, del saber o no frenar de forma eficaz.

También debes tener muy en cuenta que cuando coloques pastillas nuevas al principio y hasta que llevan un uso determinado no van a ser tan efectivas como después de unos kilómetros de rodaje, así que al principio hay que conducir con más precaución. Lo mismo se aplica para las llantas y las ruedas nuevas que los primeros kilómetros tienen menos adherencia de lo normal. 

3. Señales viales:

Otra de las cosas con las que tienes que estar muy atento es con las señales pintadas en

la carretera. Estas señales suelen estar pintadas con productos que tienen base de aceite lo que las hace muy deslizantes. Frenar en mojado y sobre una de estas señales puede conducir muy fácilmente al desastre.

4. Freno motor:

Consiste en usar el motor, reduciendo marchas, como retenedor, para disminuir la velocidad. Esto permitirá disminuir el esfuerzo sobre los frenos y reducir la velocidad de una manera gradual al acercarnos a un semáforo, intersección o antes de afrontar una curva en carretera. Esto es aplicable a los motores de 4 tiempos, los de 2 tiempos tienen menor poder de retención.

5. Mano y pie sobre los frenos:

Siempre hay que tener dos dedos de la mano sobre la maneta de freno y el pie sobre el pedal de freno trasero, listos para entrar en acción cuando se requiera. Ésto es muy importante dado que ganamos unas centésimas de segundos que nos pueden librar de un accidente inesperado. En la practica lo que se usa normalmente no es llevar todo el tiempo esta posición sino que cuando nos acercamos a una zona de mucho tráfico, intersecciones o en general una situación de potencial peligro adoptemos esta posición.

Es muy importante cuando se circula por ciudad no arrimarse demasiado al lado derecho por posibles imprevistos que puedan salir entre los coches y que nos de tiempo a reaccionar ante cualquier imprevisto que se nos pueda presentar en la conducción. 

6. Técnica de frenado: 

El freno principal en la moto es el delantero, que es el que realmente detiene la moto. El trasero lo usamos como complemento y como ayuda para estabilizar la moto. En todo caso, cada uno de los frenos tiene su papel y lo ideal en toda situación es usar los dos al mismo tiempo. Si usamos solo el delantero corremos el riesgo de que la moto se “clave” demasiado de adelante y, en el peor de los casos, salgamos despedidos por el frente o bloqueemos la rueda, perdiendo adherencia y se produzca una caída.

Por su parte, si usamos solo el freno trasero necesitaremos mucha más distancia para frenar y, en situaciones extremas, la moto dará coletazos de atrás corriendo el riesgo de que se nos desestabilice ocasionando la caída. Lo más aconsejable es frenar levemente con el freno trasero instantes antes de accionar el freno delantero, de este modo la parte trasera de la moto bajara ligeramente evitando que el peso se desplace demasiado hacia el tren delantero ayudando a conseguir una frenada más equilibrada. La acción de frenar debe hacerse con suavidad y progresivamente, esto no quiere decir que no podamos frenar con contundencia en caso de una situación apurada.

7. Frenar sobre suelo mojado o superficies deslizantes

Como ya sabemos, el agua es uno de los principales enemigos para el motorista. Por supuesto, y más en estas condiciones, hay que saber frenar de la forma más suave y segura posible. La técnica sigue siendo básicamente la misma aunque se frena un poco más con el freno trasero, pero no porque se frene más con este sino porque se actúa menos sobre el delantero. Lo que debemos tener más presente es que las distancias de frenado en mojado o en superficies deslizantes aumentan por lo que es imprescindible tener mayor tiempo de anticipación y frenar antes de lo que lo haríamos en un suelo seco para tener el tiempo y el espacio necesario para hacerlo con más suavidad, porque como es obvio, es mucho más fácil bloquear las ruedas, perder adherencia y por lo tanto perder la vertical de la moto.

8. Con pasajero:

Cuando lleves pasajero debes extremar las precauciones que normalmente tomas: no eres responsable sólo de tu propia integridad, y de los que te rodean, sino que lo eres y mucho de quien te acompaña. El peso del pasajero cambiará el comportamiento de tu moto o scooter notablemente, haciéndolo menos ágil, y la forma de frenar, pues llevamos mucho más peso sobre la rueda trasera y ese freno puede tomar más protagonismo. Enséñale antes de nada a quien te acompañe cómo debe colocarse para no entorpecer tus movimientos y estar cómodo y seguro, y recuerda que en esos momentos es cuando menos necesitas «demostrar» nada, si acaso que eres capaz de conducir con fluidez, suavidad y eficacia.