Consejos Conduciendo Moto En Ciudad

Desde mi punto de vista la conducción de moto en ciudad, por sus circunstancias peculiares, es de los momentos más peligrosos que podemos encontrar. Te evitas atascos y consigues aparcar con más facilidad, pero circular en moto por ciudad tiene también una serie de inconvenientes que hacen peligrar tu situación frente a otros vehículos. 

A la hora de realizar trayectos urbanos en tu motocicleta recuerda siempre los siguientes consejos:

1. Cuidado con las trampas urbanas:

Alcantarillas, baches, charcos, marcas viales húmedas, bordillos,manchas de aceite o gasolina en el asfalto… todos estos elementos pueden convertir tu itinerario en una auténtica gymkana, aunque no precisamente muy divertida. Evítalos siempre que puedas y te ahorrarás caídas, derrapes y desequilibrios.2. Respeta al máximo las señales de tráfico:

Eres un conductor mucho más vulnerable en moto que en un vehículo cerrado, por lo que debes maximizar tu atención y precaución. Cuidado con los semáforos, los ceda el paso y los stop, es mejor ser prudente que correr riesgo de caída.3. Defensa mejor que ataque:

Una buena manera de que los coches no te sorprendan es pensar que todos conducen mal. Aunque no sea cierto, mantener una actitud defensiva en lugar de relajarte como si estuvieses en el sofá de tu casa es muy útil. Dudar de todos sus movimientos puedes anticipar una posible reacción sin que te pille por sorpresa. Nunca compitas con un coche es mejor cederle el paso si ves que el no va a parar que arriesgarte a una caída.

4. Frenada segura:

Las motocicletas necesitan un espacio de frenada bastante superior al de un coche, ya que solo disponen de dos ruedas y son mucho más ligeras. Si eres conductor habitual de automóvil no te confíes a la distancia de seguridad que tomarías de referencia en coche y ve probando hasta que encuentres el espacio óptimo de frenada. Mejor que nos sobre espacio a que nos falte, hay que calcular bien el espacio.

5. Señalización:

Siempre hay que utilizar los intermitentes para cualquier cambio de carril o movimiento lateral. Hay que dejarlos accionados desde antes de iniciar la maniobra hasta poco después de concluirla. Son la única forma de avisar de nuestras intenciones a los demás: nadie es adivino. Los brazos también pueden ser útiles, tal y como aprendimos en el libro teórico de la autoescuela: sirven para reforzar la acción de los intermitentes.

6. Velocidad:

Los 50 km/h son de sobra conocidos por todos los conductores pero eso no quiere decir que tengamos que ir siempre a esa velocidad: sólo en caso de calle despejada y si tenemos muchos carriles. En la mayoría de los casos, la lógica se impone y circularemos al mismo ritmo que el resto de vehículos: ir en moto no significa que puedas saltarte todos los límites.

7. No al ángulo muerto:

La gran mayoría de accidentes de motoristas en ciudad se producen en choques por no haber sido vistos por vehículos con los que circulaban en paralelo. La vista es un sentido imprescindible a la hora de circular en scooter, es el más importante y nos avisa de los movimientos inesperados a tu alrededor. Además de tener tu scooter bajo control, también deberás ver qué hacen los demás vehículos. No sólo hay que mirar hacia adelante, sino también a los lados, por el rabillo del ojo y a todas partes como si tuviésemos una “visión 360º”. Llevar los retrovisores bien reglados es esencial para saber qué ocurre a nuestra espalda y, por supuesto.

8. El casco, imprescindible:

Elegir bien el casco que vayas a usar es fundamental para ir seguros en moto, ya que los traumatismos en la cabeza son la principal causa de muerte entre los motoristas y se calcula que en el 20% de los accidentes graves el casco sale despedido porque la talla o sujeción no son las adecuadas.

9. Hazte ver:

Tan importante como la protección es la visibilidad: aunque no sean obligatorios sí que es altamente recomendable llevar elementos reflectantes como chalecos y pegatinas en el casco o carrocería. Además, recuerda llevar siempre las luces de cruce encendidas. MSP es una clara manifestación del hacerse ver.

10. Atento a los peatones:

Algunos cruzan las calles de manera irresponsable o circulan por ellas en vez de hacerlo por las aceras, convirtiéndose en uno de los principales causantes de peligro de accidente en un tramo urbano.

11. Concentración:

Intersecciones, incorporaciones, semáforos, cedas, glorietas… en todos los casos habrá que maximizar las precauciones, independientemente de si hay o no semáforo. Por cierto, cuidado con saltárselos en ámbar: en amarillo hay que detenerse. En la medida de lo posible deberemos mantener la distancia de seguridad con los vehículos que nos preceden, para evitar frenazos inesperados tanto de los que van por delante de nosotros como por los que vienen por detrás.

12. Tipo de moto:

Si aún no dispones de moto pero estás pensando en comprarla para tus desplazamientos por ciudad, asegúrate de que sus características se ajusten a las necesidades urbanas: ciclomotores, scooters y maxiscooters son las más recomendadas por su comodidad y capacidad para maniobrar fácilmente.