Incompatibilidad Alcohol Moto

¡¡¡Cuidado con el consumo de alcohol conduciendo!!! La conducción de un vehículo puede realizarse de una forma bastante automática que se realizan sin conciencia aparente. Sin embargo, la conducción de cualquier vehículo y en especial de la moto supone un gran esfuerzo de concentración.

El alcohol altera la capacidad de conducir, ya que repercute en la percepción visual, en el tiempo de reacción y en la coordinación motriz. Así, altera la capacidad para juzgar la velocidad, la distancia y la situación relativa del vehículo. Esto contribuye a hacer que la persona se exponga, y a menudo exponga a otros a situaciones altamente peligrosas.

La alteración de la capacidad de conducir como consecuencia del consumo de bebidas alcohólicas está directamente relacionada con la concentración de alcohol en la sangre (índice de alcoholemia). Conducir un vehículo con una tasa de alcoholemia superior a 0,5 g/l triplica el riesgo de sufrir o provocar un accidente.

Los índices de tasa de alcoholemia son los siguientes:

Si un grupo de amig@s beben alcohol y salen en coche, pueden turnarse los días de abstinencia entre las diferentes personas que tienen carné de conducir. Esto no pasa con la moto, en la moto la mayoría de las veces nadie puede suplir al piloto y muchísimo menos llevar un paquete bebido.
Otra posibilidad es usar el transporte público, y si no se dispone de él, llamar a un taxi, o avisar a un familiar o a un amigo para que nos lleve. Pero nunca conducir.

Hablemos un poco sobre la incompatibilidad entre el alcohol y conducir una moto. La cifra de accidentes en motos por conducir en estado de ebriedad ya es importante, lamentablemente.

Debemos recordar que dado precisamente a que una moto no brinda la misma protección que un automóvil, el riesgo de que un accidente en moto tenga consecuencias permanentes o fatales es mucho mayor, si a eso le sumamos un positivo en el consumo de alcohol la cosa se pone peor.

En resumidas cuentas hay tres cosas que consideramos debes saber antes de tomar la decisión de conducir bajo los efectos del alcohol:

  • Cuando te encuentras bajo los efectos del alcohol: tienes exceso de confianza, pérdida de la percepción de la realidad y las distancias.
  • Gravedad de daños sufridos en un accidente en moto: los daños permanentes o fatales son mayores en una moto que en un auto.
  • Riesgo de accidente: tanto el riesgo de sufrir un accidente como el de provocarlo, aumentan exponencialmente con el consumo de alcohol.

Uno de los principales factores que más alteran el estado de una persona a la hora de conducir es la ingesta de bebidas alcohólicas y drogas. La DGT cada vez se esfuerza más en concienciar sobre la responsabilidad de los conductores y el peligro de conducir bajo los efectos de esas sustancias y en evitar que este tipo de conductores se pongan al volante o al manillar de una moto mediante controles y campañas especiales. A nadie nos gusta que la policía nos pare, pero sin dudarlo son totalmente necesarios estos controles, ya que una persona bebida no pone solamente su vida en peligro, sino también la de los demás.

El alcohol y las drogas afectan negativamente a la percepción de la realidad, provocan pérdida de visión y se asumen así mayores riesgos de accidente.

También debido a esto, no hay que olvidar que, según la nueva Ley de Tráfico que entró en vigor el pasado 9 de mayo de 2014, los peatones que hayan cometido una infracción o estén implicados en un accidente, están obligados a someterse a las pruebas y controles de alcoholemia y drogas.

A continuación, os detallamos las multas y sanciones por alcohol y drogas:

Por vía administrativa

ALCOHOL
Entre 0,25 mg/l y 0,50 mg/l: 500 euros y 4 puntos
Más de 0,50 mg/ y reincidentes*: 1.000 euros y 6 puntos
*Reincidente es aquel conductor que haya sido sancionado en el año inmediatamente anterior por positivo de alcohol.

DROGAS
Presencia de cualquier sustancia: 1.000 euros y 6 puntos.

Por la vía penal

ALCOHOL
Tasa superior a 1,2 gr/l o tasa de alcohol espirado superior a 0,60 mg/l:

  • Penas de prisión de 6-12 meses o multa de 360 a 144.000 €.
  • Trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días.
  • Retirada del carné entre 1 y 4 años.
  • Si se niega a someterse al test de alcoholemia o de drogas, 3-6 meses de cárcel.

                       

Esperamos que este artículo sea útil a tod@s, y que entre tod@s nos conciencemos de lo peligroso de la combinación de alcohol y conducción, por los daños personales que se puedan originar en caso de accidente y los daños que podamos ocasionar al resto de usuarios.