Que Hacer En Caso De Accidente

Conducir una moto es una sensación inigualable, solo aquellos que lo han vivido pueden medianamente describirlo. Por eso cada año aumenta el numero de matriculaciones para disfrutar de esas sensación de libertad que ofrece la moto.

Siempre hay que extremar la prudencia y la seguridad. Un accidente sucede en cuestión de segundos, sin apenas dar tiempo para reaccionar, siendo conscientes de que en moto la carrocería eres tú.

Se dice que hay dos tipos de moter@s: El que se ha caído y el que se va a caer; yo añado un tercero: el que se va a volver a caer. Nunca hay que perderle el respeto a la moto y pensar que somos intocables. Como se suele decir, a la moto no tenerle miedo pero si respeto. 

Los minutos posteriores son críticos. Por ello, debemos actuar con rapidez y recordar que podemos salvar una vida, si prestamos los primeros auxilios con conocimiento y serenidad.

Si vemos inevitable la caída, es fundamental que tomemos conciencia de lo que va a suceder, echemos mano de todo nuestro aplomo y la “planifiquemos”. Como primer paso, debemos desviar la mirada de árboles, coches u objetos próximos que impliquen peligro y buscar el lugar más seguro para caer.

Lo más conveniente en estos casos es directamente soltar la moto. Así, evitaremos lesiones en las muñecas y el grave riesgo de quedar enganchados a la máquina y ser arrastrados.

Recordad que si una persona va circulando en un automóvil y se encuentra con un accidente, su obligación moral y legal es la prestación de auxilio. Desde el punto de vista moral, la no prestación de auxilio en caso de accidente demuestra una bajeza intelectual y muy poco amor a nuestros semejantes.  Por eso, desde el punto de vista legal, está reflejado en el artículo 195 del código penal tipificado como delito de omisión del deber  socorro:

Código Penal, art. 195-216. 1. El que no socorriere a una persona que se halle desamparada y en peligro manifiesto y grave, cuando pudiere hacerlo sin riesgo propio ni de terceros, será castigado con la pena de multa de tres a doce meses.

Es imprescindible conocer el protocolo PAS:

PROTEGER
AVISAR
SOCORRER.

Este protocolo no es exclusivo de las motos, ya que sirve igual para accidentes de coche, pero dadas las circunstancias en las que se ven envueltas las motos, este protocolo adquiere mayor relevancia cuando un vehículo de dos ruedas se ve envuelto en un accidente.

1º) PROTEGER.
Como siempre, en caso de accidente es muy importante actuar con serenidad y sentido común. Si nos hemos caído, debemos resguardarnos, hacernos un autodiagnóstico y tomarnos nuestro tiempo para levantarnos, asegurándonos de que no tenemos daños importantes. Si la moto sigue encendida, apagarla; poner las luces de nuestro vehículo en modo warning para que tenga la mayor visibilidad posible para los otros coches. Después, lo mejor es aparcar o apartar la moto a lugar seguro. Ponernos el chaleco reflectante (que MSP es parte de nuestra indumentaria) y señalizar la zona con el triángulo. Si no lo tuviéramos, podemos hacerlo con una lata u objeto visible. La clave ahora es mantener nuestra integridad y no provocar más accidentes.

En caso de accidente es muy importante actuar con serenidad y sentido común.

2º) AVISAR.
El teléfono que todos conocemos para avisar es el 112. Es al que hay que llamar inmediatamente para comunicar que ha habido un accidente. Pero ante de llamar, debes pensar cual es la información que precisas dar: qué carretera, qué kilometro aproximado, número de personas que necesitan asistencia, etc. Es decir, cuando llames al 112 necesitas dar todos los datos que sean necesarios para que las asistencias lleguen lo antes posible.

Cuando llames al 112 necesitas dar todos los datos que sean necesarios para que las asistencias lleguen lo antes posible.

3º) SOCORRER.
Aquí hay que tener una especial sensibilidad para afrontar esta situación que no agradable para nadie. Si no tienes conocimientos de primeros auxilios lo mejor es que esperes a que llegue el 112. Si, dada la situación, crees que es necesario tomar alguna acción en concreto lo mejor es llamar al 112 para que te aconsejen. Repetimos, si no tienes experiencia en estos casos, debes tener mucha precaución puesto que todavía puedes complicar más las situación.

Hay algunas cosas que se pueden ir haciendo sin que tengan incidencia en el posterior trabajo del personal sanitario. Lo mejor en estas situaciones es que el herido vea que está siendo ayudado desde el primer momento. Está angustiado por la situación en la que se encuentra y saber que hay alguien dispuesta a echar una mano siempre resulta reconfortante.

Si no tienes conocimientos de primeros auxilios lo mejor es que esperes a que llegue el 112.

La primera medida de auxilio ante un herido es comprobar su estado y medirle el pulso, evitando moverle. Nunca debemos, bajo ninguna circunstancia, quitarle el casco. En líneas generales, el casco solo lo debe quitarlo el personal sanitario. De hecho, es obligatorio quitarlo, pero ellos son los que saben exactamente cómo y cuando. Además, están preparados para las posibles complicaciones que puede tener una lesión craneal que se pueda manifestar al retirar esta protección. Si un no profesional quita el casco, el principal problema se centra en las lesiones medulares cervicales que se pueden originar de una manera involuntaria. El cuello es una parte del cuerpo que no está nada protegida por los diferentes elementos de seguridad, tanto activos como pasivos y por tanto, tiene mayor riesgo de sufrir lesiones. 

Aunque no quitemos el casco, lo que sí podemos es levantar la pantalla para que pueda respirar mejor.

Si resulta imprescindible retirarlo de la vía, lo mejor es cogerlo por los brazos y los pies, el llamado “puente”. Para ello, necesitaremos a dos personas, pero es algo que debemos hacer solamente si es estrictamente necesario.

Como siguiente paso, debemos tapar al herido, aflojarle la ropa y ponerle una manta térmica o, en su defecto, una chaqueta o prenda similar. Si nos encontramos con una herida abierta, debemos intentar cubrirla con un trapo limpio o gasa estéril y agua oxigenada, que ayuda a higienizar.

Si se trata de un miembro roto, procuraremos inmovilizar la zona durante unos minutos con palos u objetos que cumplan esa función, hasta que llegue la ambulancia. Lo importante es, en todo momento, mantener la calma.

Esperemos que el repunte que ha habido con los accidentes de moto remita a partir de ahora. Nuestra esperanza es que nadie esté implicado en uno, ya sea por ser protagonista del accidente o tan solo por ser testigos y obligados a prestar auxilio.

Pero este deseo no exime de saber el protocolo PAS y ponerlo en práctico allí cuando se necesite.