6ª Quedada Los Termarios Del Ambroz / Baños De Montemayor

29/06/2019

Hoy tocaba una de las quedadas a las que personalmente no suelo faltar, hoy tocaba disfrutar en Baños de Montemayor, con mis compañeros de Los Termarios Del Ambroz. A las 9.30,  puntuales, asistimos al cuartel (Gasolinera) de Puerto de Béjar. Allí ya esperaban, como dos gladiadores, Placi, con su elefante, y su amigo Pablo, con su pantera. Desafortunadamente nuestra compañera gladiadora Pilar no había podido asistir a esta afrenta, se la echará de menos. Esperamos un poquito que llegase a lomos de su jaca el segundo Pablo, el Gladiador de Linares.

Preparada la salida

Antes de las 10 ya estábamos en el campo de batalla, para disfrutar del primer aperitivo y saludar a nuestr@s compañer@s de expedición, porque con la temperatura aparentaba que iba a ser un duro día a lomo de nuestras monturas y con los cascos y las armaduras sobre nuestros cuerpos. El gladiador Miguel Ángel parece que había sido dañado en una afrenta y hoy le tocaba ir en el carro de la expedición. ¡Recupérate pronto!!!

Allí disfrutamos de conversación con los gladiadores de Ruter@s Vettones, hacía tiempo que no disfrutábamos juntos y merecía la pena acompañarse en la ruta de buena gente. Gladiadores de diferentes lugares de la península nos habíamos dado cita allí.

Preparados para la batalla con Ruter@s Vettones
Última antes de la salida

Antes de que el sol nos marcara en su reloj las 11 de la mañana nos pusimos en camino. Abrían expedición los organizadores con sus armaduras naranjas, para diferenciarse de la turba. Comenzamos la ruta subiendo hacia Puerto de Béjar y Cantagallo. Allí tomábamos sendas más seguras por la autovía hasta la salida de Barco de Ávila. El ejército circulaba manteniendo la formación. Llegamos a Becedas y comenzamos la subida hasta Tremedal. Este camino se volvía poco menos que intransitable, yendo más pendientes de mantener las monturas verticales que de poder contemplar y disfrutar del paisaje. Algunas gladiadoras lo pasaron realmente mal; pero, como valientes, miraron hacia el frente y siguieron adelante, sin abandonar a su compañero. Cuando por fin pasamos Tremedal y bajamos a Los Lobos y La Carrera recuperamos mejores sendas. El gladiador Pablo de Linares volvía a su morada, las obligaciones le apremiaban. Como siempre un placer compartir camino amigo, un abrazo. Llegamos a Barco de Ávila y desde allí Navatejares, Tormellas, Navalonguilla y Navalguijo,donde tocaba parar a descansar e incluso algunos de los gladiadores refrescaron su cuerpo y su mente en las aguas del río que por allí pasaba, en la Garganta de los Caballeros. Las viandas y las bebidas empezaron a aparecer y dimos buena cuenta de ello. “Que dura es la vida del Gladiador”.

Que sed
Que hambre
Que calor

Después de la instantánea de grupo recuperamos las monturas y empezamos a deshacer el camino. Llegados a Barco de Ávila tomamos carretera hacia Becedas, Béjar, Puerto de Béjar y finalmente Baños de Montemayor. Teresa y Placi habían abandonado al grupo momentáneamente para atender unos quehaceres y luego se volverían a unir a nosotros. Allí bajamos de las monturas, recuperamos ropajes más frescos y comenzamos a visitar las tabernas que habían colaborado en la organización, para disfrutar de víveres y bebidas.

Mi modelo de motero
Vaya risas nos echamos!!!

A las 15.30 nos dirigimos hacia el Coliseum de La Glorieta para disfrutar de la comida y el buen rato. Teresa y Placi volvían a juntarse con nosotros, se les había echado de menos. La comida, la bebida y la conversación geniales, la temperatura no tanto. Después de los cafés comenzaron los sorteos. Nuestros compañeros Paco y Antonio, de Ruter@s Vettones, fueron agraciados con premios y sobre todo gran compañía, con el desparpajo de Antonio haciéndonos sonreír.

Nos despedimos de la organización. Gracias Miguel Ángel y el resto de compañeros por su esfuerzo en hacernos pasar un buen día. 

Galería Fotos

 

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!