I Quedada Los Llaneros 2018

30/09/2018

         

No acaba el fin de semana, tocaba madrugar un poquito, revisar presiones de la moto, repostar y dirección al Bar Rex, lugar desde dónde saldríamos para dirigirnos Teresa y yo representado a MSP a la I Quedada Motera de Los Llaneros, en Galindo y Perahuy en compañía de Ruedas Charras y tod@s aquell@s moter@s que nos quisieran acompañar. A las 9.30 puntuales estábamos allí, fueron llegando compañer@s moter@s. Saludé a José Carrasco, el día antes había tenido el gusto de conocerlo acompañado de su hija, en esta ocasión iba acompañado de su mujer Ainhoa. 

Sobre las 9.45 iniciamos marcha. Un semáforo nos cortó a José Carrasco y a mí, era el destino sería mi compañero de ruta durante toda la mañana.

Llegamos a la plaza de Galindo, saludamos a l@s moter@s conocidos y nos dirigimos a la cafetería a saborear el desayuno de café con churros que nos tenían preparado.

 A las 10.45 puntuales emprendimos la marcha. La velocidad era muy buena y el firme adecuado para tantas motos. La organización procuraba con esmero estar en cada cruce para indicarnos el camino.

El grupo, aunque algo dividido, iba organizado hacia Ledesma y de ahí al Pantano de Almendra, donde hicimos una parada técnica para la foto de grupo. Abel con Carol, yo con Teresa y José con Ainhoa íbamos juntos, haciendo grupo y respetando la velocidad de la vía. Algunos moteros, tal vez por la juventud, tal vez por la testosterona elevada hacían adelantamientos peligrosos e incluso levantando la rueda delantera. Nuestra compañera Carol, tal vez menos acostumbrada a este tipo de rodadas, se sorprendía de que algunos moteros fuesen por delante a una velocidad a todas luces superior a la permitida. Se puso en conocimiento de la organización las maniobras peligrosas antes detectadas y mostró un interés adecuado para intentar frenar ese ímpetu. En sucesivas quedadas parece que habrá que recordar a algunos moteros que viajar en grupo es algo más, especialmente en este tipo de eventos, con un tan elevado número de motos y en algunos casos con gente poco experta en estas lides. Aquí me voy a permitir hacer una reflexión: a todos los moteros se nos llena la boca con viajar en grupo, pero si alguno intenta respetar las normas de circulación es apelado por el resto del grupo, que parece que por adelantar y correr más en carretera son más moteros. Las carreteras no son circuitos, y la forma de pilotar tu moto no repercute solamente en ti, repercute en el resto de usuarios de la vía. A todos se nos llena la boca diciendo que respetamos las velocidades y que los coches no nos respetan pero creo que para pedir respeto primero tenemos que ser nosotros los que respetemos a los demás. Agradecer a la organización la atención que prestaron a las indicaciones que desde dentro de la ruta se le hacían.

Reanudamos ruta, Abel, José y yo siempre juntos y llegamos al Restaurante Las Tres Chimeneas puntuales a las 12, se cumplían los horarios. Allí pudimos presenciar las consecuencias de que un coche saliese sin respetar el stop y expulsase a otro de la vía. A esto me refería cuando decía que tus acciones repercuten en el resto de usuarios.

El pincho de jamón fue muy generoso y la climatología estaba siendo excelente para montar en moto. Después de la conversación y las fotos a las 12.45 reanudamos la marcha. Los tres jinetes seguíamos juntos. En un momento de la ruta se produjo un hecho que personalmente me enseñó algo. Carol sacó el móvil para grabar y en ese momento sus gafas de sol salieron volando. Tanto José como yo que íbamos detrás lo vimos pero no podíamos adelantarle porque las condiciones del tráfico no lo permitían y cuando por fin pudimos avisarle del hecho y volvió para atrás era evidente que nos las iba a encontrar. José y yo decidimos esperar a nuestro compañero de ruta. El grupo fue pasando. Cuando vinieron Abel y Carol nos informaron de su fallida expedición de búsqueda y decidimos continuar ruta. Aquí viene el aprendizaje del día:

“Si vas en grupo y ves algún enser caer de la moto de delante no esperes a pillarle y avisarle porque volver al sitio exacto es complicado. Párate y recupera el objeto si puedes, ya se lo darás más adelante. Él se parará cuando compruebe por el retrovisor que no vienes”

Los tres en solitario llegamos a Vitigudino y de allí la ruta iba hasta Yecla de Yeltes. Decidimos ir directamente a La Fuente de San Esteban y reunirnos allí con el grupo. Si durante la ruta surge un contratiempo a cualquier miembro del grupo y hay que cambiar los planes se hace sin dudarlo, eso es viajar en grupo.

Llegamos a Fuente, repostamos y nos reunimos con el resto del grupo que por carretera nacional nos dirigimos hacia el Restaurante La Rad, lugar donde tendría lugar el ágape correspondiente. Aparcamos las motos a la sombra, nos despojamos de los ropajes y nos dirigimos al restaurante. Allí nos enteramos que un compañero con una 125 y 2 meses de experiencia se había ido al suelo por una frenada inadecuada. Afortunadamente parece que solo tenía golpes y nada grave. Seguro que esta caída le servirá de aprendizaje. Dice el refrán: “Hay dos tipo de moteros, el que se ha caído y el que se va a caer” yo añado “el que se va a volver a caer”. Nunca hay que relajar la atención en la moto, puede suponernos una caída.

La comida fue muy agradable y la sobremesa más. Teresa y yo volvíamos a casa, había sido un fin de semana largo y tocaba descansar, el resto de moteros se dirigían a Galindo para los sorteos de los regalos de los patrocinadores. Le dejamos las papeletas a Abel y Carol por si nos tocaba algo, y claro que nos tocó, parece que la suerte quería aliarse con nosotros para rematar un gran fin de semana.

Había sido una quedada muy agradable, con una ruta preciosa de 200 km y con un grupo motero nuevo  (Los Llaneros) al que deseamos mucha suerte, ayudándoles y acompañándoles siempre que nos sea posible. A mis compañeros de ruta Abel, Carol, José y Ainhoa solamente puedo agradecerles su compañía tanto en la ruta como en las paradas. Este tipo de moteros que saben viajar en grupo me gustan y sin ninguna duda repetiremos otros momentos.

 

Galería Fotos

 

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!