Quedada Aldeaseca De La Armuña 2017

No era una mañana cualquiera, me levanté nervioso porque era una quedada con muchos miembros de MSP. Me apertreche con mi ropa de moto y me encaminé hacia el Hotel Fénix a desayunar. Después de coger fuerzas y con el asunto de las inscripciones de la Quedada Motera de Aldeaseca solucionado dirigí mi máquina hacia el Hotel Helmántico.

Sin apenas tiempo de bajarme de la moto llegó mi compañero Nacho, con el cual compartí un ratito de charla y café. Poco a poco fueron llegando los demás: Pablo Alagón, David Kawa, Tomás, Ana, Luis Con, Carlos Z, Luis Kin, Sebas, Mar, Rosa Shadow, Adell, Carlos, Nuria, Julio, Susana, Rufi, Ana, Rosa, Javi, Roberto Facer, Paco Rollán; eramos 23 Meseperos con unas ganas locas de pasar un buen día.


Nos pusimos en camino y tomando la carretera de Zamora, casi sin darnos cuenta por la cercanía de Aldeaseca ya estábamos allí. Siguiendo las instrucciones de Luis Con nos dirigimos hacia el emplazamiento de la Quedada. Allí había ya una gran cantidad de motos de todos los tipos: R, RR, Custom, Trail, Carretera,…


Fuimos al lugar destinado a las inscripciones, viendo el gran trabajo de acondicionamiento que había realizado la Peña Motera El Casquete, se nota que saben organizar estos eventos. Allí había 230 motos esperando pacientemente. Quedaba un ratito para ponernos en camino y disfrutamos saludando a los amigos moteros que allí se encontraban. Se notaba un cierto nerviosismo en el ambiente, ansiosos por subirnos a nuestras máquinas.


A las doce, puntuales como un reloj, nos enfundamos nuestras cazadoras, cascos y guantes y arrancamos las motos. Tomamos la N-630 y aproximadamente a 30 km se encontraba el desvío hacia la izquierda en dirección a Torresmenudas. En todo el camino los cruces estaban perfectamente cubiertos por la organización, impidiendo que algún moter@ se equivocara de camino. La velocidad era muy adecuada, en torno a los 100 km/h. Una vez tomado el cruce me tocó presenciar lo que nunca se debe hacer en una moto: Delante de mí se situaron dos jovenzuelos con dos motos R haciendo cambios de dirección, cruzándose entre ellos y delante de otr@s moter@s, adelantando por el arcén, frenando para que les pasase (cosa que no hice porque a esos locos es mejor tenerles delante),…; vamos todo un muestrario de lo que no se debe hacer con una moto, y en un grupo tan numeroso menos todavía, como dice mi amigo Luis Con “no dan la talla para pertenecer a MSP”. Montar en moto es disfrutar pero sin poner en peligro tu vida y mucho menos la vida de los demás, la moto es un arma peligrosa que hay que vigilar. Parece ser que la excesiva juventud les impedía pensar con nitidez, como me dijo mi amigo Rob Rhf: “son motoristas pero no moteros”. Otra cosa que aprendí encima de mi moto.
Continuamos carretera y mis “amigos”, al comprobar que no entraba en su juego, empezaron a correr, cosa que personalmente agradecí.

Una vez pasado Torresmenudas, continuamos por Zamayón, Palacios del Obispo y Santiz. Daba gloria como la gente nos recibía en los bordes de la carretera al pasar por los pueblos, especialmente los niños, a los cuales alegramos la pasada tocando el claxon, sonando los motores e incluso chocando con los más pequeños al pasar. Es maravilloso ver la cara de satisfacción de un niño al presenciar tantas motos seguidas. Ell@s serán l@s moter@s del futuro. Enseguida tomamos una carretera hacia la izquierda en dirección a Ledesma. Ahí la carretera mejoró un poquito, en algunos tramos anteriores el firme no era todo lo bueno que se deseaba, pero para eso también hay que estar preparado.
Una vez pasado Ledesma nos dirigíamos a Juzbado, para tomar el pincho que correspondía. Allí aparcamos nuestras motos y pudimos saludar a otr@s moter@s que con el casco no habíamos conocido en la ruta. Tomamos un pincho, disfrutamos de un ratito de agradable conversación y echamos nuestras fotos pertinentes. En esta parada entre los verdaderos moteros se comentó la imprudencia de los dos jóvenes anteriormente citados. Todos coincidíamos en que su comportamiento era claramente imprudente.


Retomamos nuestras máquinas y emprendimos la marcha de nuevo hacia Almenara de Tormes y posteriormente, tomando un cruce a la izquierda, regresar al punto de partida.
Habíamos recorrido los 110 km de la ruta en unas dos horas, que contando con la parada era un tiempo muy bueno, a una velocidad adecuada rodando en un grupo tan numeroso.


Disfrutamos de una buena comida y una sobremesa no menos buena. Sobre las 18 horas Luis Con, Carlos Z, Pablo Alagón, Adell, Rosa y yo abandonamos la quedada. En resto de compañeros allí se quedaron, parecía que no habían tenido suficiente. Un gustazo rodar y compartir el rato con esta gente motera de MSP.
Regresamos a Salamanca y allí nos dividimos, cada uno a su destino. Yo tomé en compañía de mi amigo Pablo la autovía en dirección hacia Puerto de Béjar, donde me esperaba pacientemente mi mujer. Allí llegué ansioso por contarle el buen día que habíamos pasado.

Galería de fotos Aldeaseca

¡¡¡UNA MAS Y UNA MENOS!!!