MSP (Moteros Sin Prisas)

   Hacía ya bastante tiempo que estaba ojeando los chalecos amarillos de esta peña, pero con mi moto de 125 nunca me atreví a dirigirme a ellos para acompañarles. Sin duda me había picado ya el insecto que me insufló las ganas de montar en otra cabalgadura más grande. Me puse manos a la obra y aquí lo tengo

   Recuerdo perfectamente aquella noche de 5 de Mayo en la que iba a planificar mi salida para el día siguiente 6 de Mayo,  cuando en la pantalla del ordenador se cruzo la página de moterossinprisas.com y vi un mensaje que iban a salir esa mañana desde Norauto a hacer una de sus rutas. Con dudas me acosté esa noche de si me aceptarían como compañero. Mi mujer me animaba, como siempre lo hace, a salir con ellos.

   Cuando me levanté el sol brillaba y después de un buen desayuno me encaminé al punto de partida. Llegué tempranito y con nervios, cuando vi llegar el primer chaleco amarillo de MSP. Era Nacho, me acerqué temeroso y su primera palabra fue:

  • ¿Tú quieres montar en moto? Pues vente aquí solo hacen falta ganas de moto.

   Que tranquilidad me dio cuando fueron llegando el resto de moteros y me recibieron como si fuese uno más. Acercarme a MSP es una de las mejores decisiones que he tomado. Daba gusto ver esa aceptación que había tenido y el ambiente de camaradería que se respiraba.

   Comenzamos la ruta 5 motos y 5 moteros: Jesús Chispa, Nacho, Resti, Luis Con y el que les habla, que al principio era José Angel Custom y ahora José Angel Erasmus, son originales hasta para eso.

   La mañana era espléndida, me impresionó lo bien que rodaban y el respeto que tenían a las señales de tráfico y las condiciones de la carretera, daba gusto rodar con ellos. Yo me situé a la cola del grupo, como me gusta, y dándome cuenta de todo lo que tenía que aprender rodando con ellos.

   Después de paradita en Colmenar de Montemayor y el pincho de rigor continuamos carretera por campos charros, hasta llegar a casa. Venía feliz como una perdiz, y deseando volver a compartir ruta. Fueron 190 km de disfrute total.

   Tantas ganas me quedaron que al día siguiente salió otra ruta con dos meseperos nuevos y sin dudarlo me apunté. En la gasolinera de Tejar es esperaban Aure y Luis Fazer. Gran mañana como el día anterior.

   No puedo expresar con palabras la satisfacción que tengo cada vez que me junto con esta gente simplemente a tomar una cerveza y mucho más cuando ruteamos juntos. Luis Con es la persona que intenta navegar todo esto, por lo menos es la persona más implicada, de esas personas que siempre te alegrarás de conocer. Del resto no voy a dar más nombres porque seguro que alguno me dejaría y no sería justo. Tanto a los que ya conozco como a los que me presentan en un momento dado me ayuda a reafirmarme más en mis pensamientos:

¡¡¡SER MESEPERO ES ALGO ESPECIAL!!!

   No se cuántas rutas me quedan a su lado, pero cada una es mejor que la anterior. Solamente tengo palabras de gratitud para este grupo de personas por lo bien que nos han aceptado a mi mujer Teresa y a mí, y por como en cada curva, recta, subida,… aprendo mucho de estos moteros tan expertos.

Solo me queda una cosa por decir:

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.