El Proyecto Lobo Sigue Avanzando…

22/01/2020

Hoy es un día especial, vamos a proceder a la visita al colegio Campo Charro para comprobar las evoluciones del proyecto Lobo en contra del Bullying. A las 11 quedamos en cafetería Oviedo. Cuando llego con mi moto allí esperaban Marta, Luis Con, Paco, José Carlos y Tomás. Me uno al grupo y sin tiempo a remover el azúcar del café hacen acto de presencia Albert, Richar, Carmen y Mercedes, que venía en representación suya y de nuestro compañero Fernando; no pudo acompañarnos, sus obligaciones laborales no se lo permitían. Allí faltaban muchos compañer@s, pero los que allí estábamos esperábamos cubrir bien su ausencia. Pequeña conversación para planificar nuestra actuación y explicación a los nuevos. Unos a pie y otros en moto nos dirigimos hacia el colegio; allí, como siempre, nos abren las puertas para meter las motos, haciendo las delicias de los más pequeños que allí esperaban.

 

Rápidamente vimos salir a los chalecos de Ángel Guardián y nos acercamos para que nos diesen novedades. Estaban ejerciendo su labor perfectamente y, lo más importante, sin destacar de su grupo de iguales. Los niños se arremolinan al lado de los moteros, ansiosos por contarnos sus cosas, que escuchamos pacientemente. Se acababa el recreo y tocaba regresar a las clases. Los niños de una forma ordenada, vuelven a las aulas, deseando volvernos a ver. Según el feedback que Ascbyc recibe del centro, el proyecto va evolucionando favorablemente con buena sensación del profesorado e incluso de algunos de los padres.

Nos dirigimos hacia dirección, “escoltando” a Carmen y Marta para firmar el compromiso final con el colegio, un trámite que estaba por hacer. Orgullos@s, de nuestro pequeño granito de arena en el proyecto, recogemos las últimas instantáneas. Se suma a estas fotos una profesora y secretaria del centro, Chus, con un espíritu motero todavía por mostrar. Despedida en el patio y vuelta a las motos, deseando que lleguen los talleres del día 29.

Dar las gracias a HDC Salamanca, Vettones 212, MSP y las implicaciones a modo personal por colaborar en este proyecto. Por supuesto, nuestro agradecimiento a Ascbyc Salamanca y al colegio de Campo Charro por confiar en est@s moter@s.