Ruta San Martín del Castañar – El Gasco – Casares de las Hurdes – Dehesa Salmantina

   Vamos a abordar una ruta clásica para l@s moter@s de la zona, visitar la población de El Gasco, en las Hurdes extremeñas (Quien no diga jacha, jigo y jiguera no es de mi tierra), tierra que popularizó Luis Buñuel, aunque los lugareños no comparten mucho la visión que dio de la zona. La ruta está cercana a 300 km, recorriendo parte de la Sierra de Francia en Salamanca, Las Hurdes en Cáceres y volviendo a las tierras charras por las dehesas de la zona de Puerto la Calderilla.

   Salimos de Salamanca y tomamos la DSA 310 a Matilla de los Caños del Río, en donde tomaremos la SA 211 dirección Vecinos. Una carretera con buen firme y trazado entretenido para ir entrando en harina. Este tramo también se puede hacer directamente desde Salamanca por la CL 512, pasando por Aldeatejada y llegando a Vecinos. Una vez en Vecinos giraremos a la derecha por la SA 205. Nuestra entrada en esta carretera será muy fugaz, porque en apenas 1 km tomaremos la SA 210 en dirección a Tamames.

 

   Entramos en un tramo de unos 25 km hasta Tamames, con buena carretera, pequeñas curvas y rectas infinitas. Mucha precaución en este tramo, porque esas rectas nos pueden incitar a dar más puño del debido a nuestras máquinas. Cuando hemos rebasado esta población tomaremos la carretera que sale a nuestra derecha (SA 201) en dirección a El Cabaco. Vamos a continuar recto en la rotonda, por esta misma carretera hasta El Caserito, en las postrimerías de la Sierra de Francia. Una vez pasado este tramo giraremos a la izquierda por una carretera comarcal en dirección a San Martín del Castañar. 

   Esta carretera tiene un trazado muy entretenido pero el firme no es todo lo bueno que desearíamos, hay que ir con cuidado. Disfrutamos de la carretera y sin apenas darnos cuenta llegamos al siguiente cruce, que tomaremos a la derecha en dirección a Sequeros (SA 220). 

   Pasaremos atravesando Sequeros y tomaremos un cruce que sale a la derecha, a la altura de Garcibuey, y que nos dejará en la carretera de Miranda del Castañar (SA 225). Las paradas las podéis regular cada uno en el punto del trazado que más les guste, cualquiera de estos pueblos de la Sierra de Francia tienen su encanto. 

   Pasaremos Miranda del Castañar, Cepeda y Sotoserrano antes de llegar a Riomalo de Abajo, entrando ya en tierras extremeñas. De aquí nos dirigiremos hacia Vegas de Coria. Allí tomaremos el cruce a la derecha, a la altura de la gasolinera, en dirección a Nuñomoral. 

 

   Entramos en una parte de nuestra ruta muy entretenida, con bastante buen firme y muchas curvas. Al llegar a Nuñomoral vamos a girar a la izquierda, en dirección a Martilandrán y El Gasco, otro tramo muy bonito para rutear. En este pueblo sin ninguna duda merece la pena que bajemos de nuestras burras y pateemos un poquito, entablando conversación con las gentes del lugar. Una vez recuperemos nuestras monturas volveremos hacia atrás, porque este tramo de carretera muere en El Gasco. Cuando llegamos de nuevo a Nuñomoral giraremos a la izquierda en dirección a Casares de las Hurdes.

   Recorreremos otra carretera con curvas por doquier y paisajes sin parangón. El buen estado del firme nos permite también disfrutar de su trazado. Pasaremos Casares de las Hurdes, Serradilla del Llano y Serradilla del Arroyo, donde tomaremos la SA CV 106 en dirección a El Cabaco, pasando previamente por El Maillo.

   Desde El Cabaco nos dirigiremos hacia Cereceda de la Sierra y en breve tomaremos el siguiente cruce a la izquierda dirección Tamames y luego a la derecha dirección Cilleros de la Bastida. 

   Entramos en la dehesa salmantina. El firme de esta carretera es muy deficiente por lo que tenemos que extremar las precauciones. Atravesaremos Cilleros de la Bastida, La Bastida, Rinconada de la Sierra, Tejeda y Segoyuela, Segoyuela de los Cornejos y finalmente Vecinos. Aquí mejora ostensiblemente la carretera (CL 512) y nos llevará directamente a Salamanca, nuestro punto de partida.

   Ha sido una ruta no muy larga en kilometraje (alrededor de 300 km) pero muy intensa por los diferentes firmes que atravesamos y las zonas de curvas y rectas continuas. Sin lugar a dudas es una de las rutas difíciles de olvidar.

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!