Salamanca – Piedrahíta – Puerto de Chía – Ávila – Alaraz – Salamanca

 

 

Esta ruta comienza en Salamanca, tomando dirección Alba de Tormes. Este tramo de carretera se repetirá en la vuelta. El recorrido hasta Alba de Tormes es entretenido pero con las rotondas y el tráfico es para ir con precaución. Una vez atravesado el puente de hierro en Alba continuamos a la derecha en dirección Piedrahíta. Esta carretera es muy entretenida y se puede mantener la velocidad, siempre sin sobrepasar los límites establecidos.

Piedrahíta nos recibe con una rotonda y continuamos recto en dirección Ávila, por la rivera del Valle de Corneja. Este firme es muy bueno, sin curvas pronunciadas pero ameno. Alrededor del km 7,5 tomamos el cruce en dirección a Villafranca de la Sierra y Navacepedilla de Corneja.

Aquí el firme cambia ostensiblemente, entramos en una carretera mucho más estrecha y sin marcas viales. El firme es bacheado pero sin agujeros a destacar. Este estado de la carretera nos obliga a extremar las precauciones, no solo por la propia carretera sino por el posible cruce de vehículos que vengan en sentido contrario y porque la carretera no es muy ancha. 

Atravesamos el pintoresco pueblo de Villafranca, siempre una travesía peligrosa, y tomamos dirección hacia Navacepedilla de Corneja. El firme sigue siendo muy similar, y será el que nos acompañe en toda la subida hasta encumbrar el Puerto de Chía, a 1663 m. Una vez pasado el alto comenzamos la bajada, siempre con el mismo firme estrecho y bacheado desde que tomamos el cruce. Con precaución pero en una carretera con curvas y visibilidad llegamos a San Martín de la Vega del Alberche. En este punto la carretera se bifurca en dos direcciones que nos derivarán en la nacional N 502:

 

  • Si tomamos a la izquierda iremos en dirección a Cepeda de Mora y posteriormente la N 502

 

  • Si tomamos hacia la derecha entraremos en el pueblo de San Martín y un poco más adelante continuaremos a la izquierda, en dirección a Barajas.

 

 

En esta ocasión vamos a seguir dirección Barajas, es un itinerario más ameno. En esta ocasión la carretera mejora un  poquito, sobre todo por la anchura y a su vez es menos bacheada. Llegamos a Barajas después de recorrer escasos 10 km desde San Martín. En ese stop tomamos hacia la izquierda, pasando por Navarredonda de Gredos y San Martín del Pimpollar, llegando al cruce de la N 502 a la altura de la Venta Rasquilla, famoso punto de parada de moter@s. Cuidado con este cruce, aunque parece amplio es peligroso por los vehículos que pueden bajar a tu derecha y de los cuales no tienes muchos metros de visibilidad. 

Hasta aquí ya llevamos recorridos 116 km desde Salamanca, con diferentes tramos de carretera para todos los gustos, pero siempre plenos de disfrute. Una vez tomada la nacional y cuando llegamos al cruce del restaurante Venta del Obispo se nos vuelven a plantear dos opciones de ruta:

  • Si tomamos esa carretera que se despliega hacia la derecha nos dirigiremos hacia Matalgordo y una vez allí volver a la N 502 por Navalacruz o continuar hacia Burgohondo y Navaluenga (este tramo lo definiremos en otra ocasión)
  • Si continuamos recto nos diriguimos dirección Ávila por el Puerto de Menga. Este camino es más corto dirección al punto de salida. Es el que vamos a detallar en esta crónica. 

Como decíamos anteriormente continuamos por una nacional en un estado envidiable y con curvas rápidas. Precaución porque algunas de ellas pueden engañar en su trazado y porque en ocasiones el volumen de tráfico es elevado. Sin apenas darnos cuenta vamos dejando a nuestra vera Mengamuñoz, La Hija de Dios, Robledillo y Solosancho. Un poco más adelante dejamos nuestra nacional y nos incorporamos a la N 110, para adentrarnos por ella a las inmediaciones de Ávila.

Pasamos el Polígono Industrial de La Colilla y nos incorporamos brevemente a la AV 20, que en breve nos llevará al cruce a la derecha  por la AV 110 en dirección a Martiherrero. Hasta aquí llevamos en torno a 170 km desde que salimos de Salamanca. Este tramo nos lleva, como dijimos anteriormente, a Martiherrero, Cillán, Muñico y Cabezas del Villar. Esta carretera es bastante ancha, con señalizaciones viales y con un firme muy aceptable. El trazado es entretenido y nos permite disfrutar de la ruta. Alrededor de 50 km desde Ávila y en torno a los 220 km desde que salimos tomamos el cruce a la derecha que nos lleva hasta Alaraz. 

Tomamos el cruce que encontraremos un poquito más adelante a la izquierda y entramos en la población de Alaraz.

Cruzamos esta travesía hasta llegar al cruce a la derecha en dirección a Pedraza de Alba, Valdecarros y Navales. Una vez pasado este pueblo nos encontraremos con un cruce que nos devuelve a la CL 510, que es la carretera que tomamos al inicio de la ruta en dirección a Piedrahíta. Volvemos a cruzar Alba de Tormes en el sentido contrario que al inicio de la ruta y salimos por el puente de hierro que nos llevará de nuevo a Salamanca.  Recordar que en este tramo a pesar de lo bueno de la carretera hay que extremar las precauciones por el posible tráfico y la aparición de las rotondas.

Hemos vuelto a Salamanca, con alrededor de 270 km sobre nuestra culera, pero con una ruta bonita y entretenida. Espero volver a veros en nuestra próxima ruta. 

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!