Ruta Bonilla \ Peromingo

05 / 11 / 2017 

Esta ruta va de religión: obispos y monjas por el valle del Corneja. No es que los Meseperos seamos curia eclesiástica, pero algo de curia hay en nuestra “Religión” Mesepera: misioneros por Portugal, Fisterra, Mallorca, Asturias, etc; seglares y diáconos no faltan; obispos escoba y cruces; el arzobispo guía cambia en cada ruta; en fin, extendiendo la fe Mesepera por las almas del mundo motero.

Hoy domingo 5 de noviembre, hemos quedado a las 10 de una mañana fría, aunque el sol alegra el ánimo de los moteros, en la estación de servicio Galp de la carretera de Alba. Mientras los más madrugadores toman un café en la acogedora cafetería, van llegando todos los Meseperos y amigos, y después de un montón de besos y saludos, emprendemos la marcha hacia el valle del Corneja por la carretera de Alba a Piedrahita, con Luis Can de arzobispo guía y Teresa Erasmus de obispa escoba.


La corte Mesepera marcha a buen ritmo, aunque el seglar Carlos Z anduvo un poco apurado por el frío, pero siempre arropado por el obispo Erasmus. Aún le quedan kilómetros para ascender a diácono. En el camino nos coge Carlos Harley, que había salido con retraso. Con estas, llegamos a Piedrahita y se nos unen los presbíteros Placi y Pilar camino de Bonilla, la villa de los obispos de Ávila.


Visitamos el pozo y entramos por la puerta de la villa hacia la plaza de la Colegiata de San Martín, que no simple iglesia, en cuya historia aparecen los obispos Carrillo y Juan de Carvajal. Recorrimos las calles empedradas en un ambiente de época pasada, el castillo cerrado por ser privado y aunque en pie, no se ve que esté restaurado, y siempre tras los pasos del arzobispo Luis Can como párvulos que siguen al maestro. Bonilla cuenta con un gran patrimonio cultural heredado de sus antepasados y gracias a que fue alojamiento y visita de reyes, nobles, eclesiásticos y gentes de todo tipo, llegó a ser la Villa con más relevancia del Valle del Corneja.

 

Entramos en la colegiata y vimos en la sacristía un vídeo explicativo para meternos en contexto de vettones, lusitanos y turdetanos. Repaso por el altar, retablo, púlpito, coro y capillas de los Chaves (pagaderos de la reforma de la iglesia) y otros gerifaltes de la época. La opinión de los visitantes fue extraordinaria e inimaginable en un pueblo desconocido, hasta que Luis Can nos lo enseñó.
Después de unas buenas fotos, un poco de lluvia por ver los peces de colores de la fuente y con el estómago prieto nos vamos a tomar el aperitivo al bar del pueblo, comentando que nos llevamos un muy grato recuerdo de esta villa que fue de Obispos y ahora es también de Meseperos.
Volvemos hacia Piedrahita y por la carretera de El Barco llegamos al cruce de Aldeanueva de Santa Cruz para visitar un convento de religiosas de la orden de Santo Domingo, con el título de Santa Cruz de Aldeanueva fundado por los años 1480. Tras los pasos del profesor ilustrado en el medievo Don Luis de Peromingo, disfrutamos de un buen paseo por el claustro y dependencias dejando constancia de ello en nuestras fotos.
Va llegando la hora de comer y nos dirigimos a El Barco y a Béjar para llegar a Peromingo puntuales a las tres. Sentada a la mesa la curia Mesepera y con ganas de empezar, aparecen los cantineros preparando nuestras mesas de vino para recibir adecuadamente las viandas. Llegan los platos de patatas con carne, tipo calderillo bejarano, las fuentes de filetes empanados muy tiernos, ensalada de tomate con queso fresco y sardinillas, para rematar con postres y cafés. Todo a satisfacción de los paladares y estómagos necesitados de los Meseperos.

En la conversación descubrimos al Mesepero más longevo con 73 años y que monta una moto como un elefante, y al Mesepero más zagal de esta ruta con 37 primaveras y que monta una avispa de moto. Vamos, todo un capicúa. También comprometimos al presbítero Placi que como Técnico de Turismo nos organizará una visita muy ilustrada al Santuario de la Peña de Francia.
A la hora del café Don Luis de Peromingo nos recita el Romance de los Meseperos, creado a raíz de nuestra aventura del 8 O, que nos dejó con la boca abierta por tal ingenio poético y que agradecimos con una emocionada ovación. Sigue la sobremesa y cantamos el cumpleaños a Manoli soñando con que nos invitaría a la comida, pero un error de calendario nos truncó la quimera, con lo que con catorce eurillos por cabeza hicimos el día. Pasó Auxi a cesto clerigal a recoger los cuartos y dimos por finalizada la degustación de los ágapes.
Tras la frugal comida nos vamos de paseo al Taller Artesanal de Jabones del Sangusín, regentado por Máximo y Puri, quienes con unas explicaciones sobre su labor al frente del laboratorio quedamos más que jabonados de este producto auténticamente artesano y natural.


Ya dan las seis y nos apuramos para llegar a la autovía antes de que se hiciera de noche para ir con más tranquilidad. Llegamos a Salamanca a las 7 con la noche encima y con 224 km recorridos con 20 motos y una cofradía de 28 Meseperos: Luis Can, Jesús chispa, Sebas, Mar, José Ángel Erasmus, Teresa, Santi, Manoli, Pablo Alagón, Resti, Isabel, Tomás, Ana, Adell, Placi, Pilar, David Kawa, Pepe Revi, Miguel, María, Gonzalo, Auxi, Tomás, José Carlos Motógrafo, Carlos Harley, Carlos Z, Nacho y Luis Con.
Agradecimientos a nuestro maestro y juglar Don Luis de Peromingo por habernos hecho disfrutar de un excelente día cultural y gastronómico. ¡Que viva muchos años!
La historia de MSP la hacen los Meseperos y la historia se sigue escribiendo hoy. Luis Con
Fotos: José Carlos Motógrafo, Santi, Pablo Alagón, Resti, JAErasmus, Tere

Manifestaciones
Tomás: Un día magnífico y la ruta me ha encantado, gracias a Luis Can y a todos. Por cierto ya he probado el jabón crece pelo y este es el resultado (ver foto).
Adell: … la verdad que ha sido un día fantástico, y hemos visto cosas muy interesantes. Gracias a Luis Kam
JA Erasmus: De verdad es que ya no sé cómo decir lo maravilloso que es rodar con este grupo. Y la experiencia de Tere y mía como pájaro escoba ha sido genial. Gracias por todo a Luis can por organizar la ruta y a los que le hemos acompañado, quedan muchas rutas para compartir. El día de hoy sólo lo entiende el que comparte el Espíritu Mesepero.
Pablo: Sí, todo de lujo. Cada ruta que hago con vosotros más mesepero me siento. Una gozada.
Carlos Harley: Genial ruta, genial compañía, genial comida. Gracias a todos

Galería De Fotos

Crónica Moteros Sin Prisas

Fotos José Carlos Motógrafo

 

¡¡¡UNA MAS Y UNA MENOS!!!