Ruta Cambio De Hora

27/10/2018

Sábado 27 de octubre, nos hemos reunido una buena tropa, a pesar del mal tiempo, para celebrar la ruta del cambio de hora y del tiempo, en la que nos hemos dejado en casa el tarro de la adrenalina. La gente mesepera ha respondido no quedándose en casa por la mala pinta que tenía el tiempo. El comportamiento de todos ha sido muy responsable y respetuoso en esta ruta singular que repetimos todos los años antes de que la noche se nos eche encima.

Ha sido ejemplar la conducción de este recorrido con un ritmo muy modesto que nos ha permitido no perder de vista a la cola del pelotón; los espejos han funcionado, los cruces también (el último del primer grupo esperando al primero del siguiente), disfrutando las curvas en su justa medida, y como excepción en las rutas meseperas, no nos hemos perdido. Dirán los moteros eruditos que quizás la ruta haya sido un poco lenta, pero hoy ha sido como tenía que ser por las condiciones del grupo y, en algunos tramos, de la vía.

Iniciamos la marcha a las 10:05 desde la gasolinera Snoil hacia Vecinos, Tamames, La Alberca, Sotoserrano y Colmenar. Abre la marcha Paco Rollán con Yolanda de “Pájara Guía” y la cierra José Angel con Teresa de “Pájara Escoba”, ruta de pájaras, controlando en todo momento que el ritmo fuera el adecuado para tantas motos y que nadie se quedara rezagado. ¡Un diez!

En Vecinos recogemos a Pablo que viene de Linares y en Colmenar nos esperan Placi y Pilar que venían de La Calzada. Resti y David salieron unos minutos más tarde y a pesar de ser moteros expertos no pillaron a la tropa hasta la llegada a Colmenar.

Con lluvia y frío en casi todo el camino y tregua en la sierra, llegamos con hambre al bar de José Cotolina. En la barra ya tenía preparados los pinchos y tapas, que con unos cafés y cervezas nos vinieron de maravilla para entrar en calor y platicar bajo techo. Un apaño eléctrico en la moto de César por Jesús Chispa y arreglado, bueno, para volver al taller. Esperábamos a Cristian que había salido de caza, pero se le escapó el corzo y no llegamos a verle. ¡Nos la debes Cristian!

Sobre las 12:30 salimos hacia Horcajo y cogemos el desvío a la carretera de Cristóbal, Santibáñez, San Esteban, Linares, Vecinos, Matilla de los Caños y Rollán. Miguel, Pepe y Luis Stron vuelven a casa a comer con la familia. Llegamos pronto a Rollán con lo que nos vamos a ver a Lorenzo, bueno, a la iglesia de San Lorenzo de Rollán para unas fotos del grupo. En coche llegaban Mar e Isabel para compartir mesa y mantel con la tribu mesepera.

Con ganas de comer la sabrosa paella nos sentamos a la mesa en la cafetería Tuka, donde Jose, Juan y Elena nos sirvieron de maravilla la hermosa paella, sangría, ensaladas, filetes de cabecero, postre, café y chupitos. Animada estaba la sobremesa, pero en algunos hacía mella el sopor y el ansia de siesta, y aquí se arranca nuestro Luis Cantor con su torrente de voz y un par de canciones que nos dejaron boquiabiertos, como siempre.

Sobre las cinco damos por concluida la ruta y … ¡sorpresa! ¡Caían pequeños granizos! Mientras nos hacemos la correspondiente foto de grupo parece que el granizo nos abandona afortunadamente y volvemos a casa, unos a Linares, otros a La Calzada de Béjar y el resto a Salamanca, con buena hora para pillar un cachito de sofá.

Hemos recorrido 220 km con 19 motos y 25 meseperos: Paco Rollán, Yolanda, Resti, Isabel, José Ángel, Teresa, Luis Con, César, Pablo Alagón, David Kawa, Sebas, Mar, Santi Z, Luis Can, Placi, Pilar, Nacho, Jesús Chispa, Carlos Harley, Antonio Tmax, Tomás Pan, Isabel, Luis Stron, Pepe Revi y Miguel.

En nombre de todos, agradecimientos a Paco Rollán y a Yolanda por ofrecernos esta magnífica ruta. Una vez más, ha sido un placer rodar con la tribu mesepera, de setentones a treintañeros, moteros virtuosos donde los haya.

Galería De Fotos

 

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!