Ruta De Pasión A El Gasco

26/03/2018

   Se vaticinaba una buena tarde, después de las amenazas de lluvia y mal tiempo que habían pronosticado durante toda la semana este jueves santo nos regalaba una buena tarde para rodar en moto, solo necesitábamos que alguien lo propusiese. Ahí apareció nuestro compañero Carlos, con su nueva mt-09. Allí acudimos a la llamada, puntuales como un clavo: Carlos, Manuel, Rubén, Nacho, Pablo, Placi y el que escribe, José Angel. Hoy tocaba disfrutar de la compañía de Una Al Mes, que por unas cosas o por otras hacía tiempo que no rodaba a su lado y las ganas apremiaban.

   Una vez allí decidimos encaminar nuestras ruedas en dirección a El Gasco, un precioso lugar en el que la última vez que estuvimos el agua brillaba por su ausencia, espero que esta vez podamos disfrutar de tan ansiado paisaje. Nos dirigimos hacia Cristóbal, Cepeda, Sotoserrano y Riomalo, donde tocó la correspondiente parada y pincho de rigor. La Semana Santa y el buen tiempo hacía que la afluencia de público fuera impresionante y costase un poco más que de costumbre pedir la consumición. Allí nos sentamos, al cafetito, al chupito y a intercambiar sensaciones, aunque algunos no  pudieron ni entrar a desaguar jjjjj y tuvieron que salir un poquito más apretados.

                  

Recuperamos nuestras motos y nos dirigimos hacia Vegas de Coria, dónde algunos paramos a repostar y allí unidos comenzamos la subida hacia Nuñomoral y El Gasco. Antes de llegar tocaba parar en el mirador y contemplar el paisaje que se abría ante nuestros pies. Una maravillosa vista donde por fin el agua empezaba a fluir, después de los meses de escasez, y dónde ya se veían los primero verdores de la primavera.

           

                    

Fotos, risas y a El Gasco a compartir pinchito en El Bodegón, donde Ismael y su señora nos reciben siempre con ese acento hurdano y su amabilidad. Como anteriormente El Gasco estaba a tope, menos mal que aparcar las motos era fácil porque la afluencia de público hacia que los lugares para estacionar estuviesen  “caros”. La parada fue larga y agradable. Pensabamos subir por las mestas pero parece que ya se nos hacía un poco tarde así es que nos dirigimos de nuevo a Sotoserrano y de allí a Colmenar de Montemayor, dónde nuestro amigo José Cotolina nos recibe siempre bien. 

El ritmo era rápido, siempre con la prudencia y la atención que la moto se merece. Allí llegamos Pablo, Placi y yo, nuestros compañeros de ruta habían corrido un poco más y ya estaban allí esperando. Como en las otras dos paradas, el Cotolina estaba a tope, pero allí nos hicimos un sitio entre la gente y nos sentamos a la cervecita y el pincho, todo sin alcohol que todavía había que coger las motos. 

Finalmente nos despedimos en el parking de Cotolina y nos dirigimos hacia Béjar. Ahí el pelotón ya fue más disperso, pero cada uno llegó  a su destino que es lo más importante.

Habían sido unos 160 km con siete avezados moteros. La ruta no había sido muy larga, pero plena de felicidad por los parajes recorridos y el buen tiempo que nos había acompañado. Volver a rodar con Una Al Mes había sido un gran placer. 

 

Galería De Fotos

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!