Ruta Del Cerezo En Flor

23/04/2018

   El cerezo en flor nos estaba reclamando. Una mañana que parecía que nos iba a permitir disfrutar de nuestra pasión no se podía dejar pasar. 

   Avisamos a nuestros amigos y compañeros Placi, Pilar y Pablo, que a pesar de la premura no dudaron en unirse a Teresa y a mí para pasear y disfrutar del día. A las 12,30 puntuales salimos del punto de partida, Vallejera de Riofrío, encaminándonos hacia Barco de Ávila y el Puerto de Tornavacas. El clima era estupendo y el paisaje inmejorable, en todos los sentidos ¿verdad Pilar? jjjjj

       

   La escasa velocidad por el tráfico que teníamos nos hacía disfrutar del paisaje y de la embriagadora fragancia de la flor del cerezo. Una vez que concluimos la bajada de puerto paramos en el Hostal Tornavacas a disfrutar del paisaje. Después de tomar el correspondiente refrigerio y planificar la ruta, que había surgido tan de sopetón, iniciamos el recorrido por el Valle del Jerte. La abundante floración del cerezo y ser fiesta en Castilla y León hacía que la zona estuviese repleta de gente, desde mi punto de vista para rodar con nuestras motos demasiado público. 

    Una vez pasado el Valle subimos a El Torno y de ahí a Cabezabellosa. El ambiente cada vez se caldeaba más, y la ropa comenzaba a molestar. Sin apenas darnos cuenta llegamos a Baños de Montemayor y de ahí a comer a El Solitario, dónde siempre nos reciben con agrado. A nuestros compañeros Pilar y Placi les despertaron unas emociones especiales por recuerdos del pasado que supieron contener. Qué sorpresa nos dio nuestra compañera Pilar que había tomado instantáneas como una intrépida fotógrafa desde su moto. Muchas gracias AMIGA.

   La comida como siempre gustosa y copiosa;¡vaya pinta la Ensalada de fresas y naranja de Teresa! , habrá que volver a probarla. Después tocaba visitar el complejo impresionante de cabañas de El solitario y hasta la granja y la plaza central. Las cabañas y los caminos recordaban a un pequeño pueblo repleto de vegetación. 

   Último café y conversación y vuelta a casa. Nosotros nos quedamos en Puerto y Placi, Pilar y Pablo hacia La Calzada de Béjar y Linares respectivamente. 

Habías sido solamente unos 150 km. pero como siempre con una compañía y unos ratos inmejorables. Cómo dice Teresa:”¡¡¡Qué vida dan las dos ruedas de una moto!!! “.

Galería de fotos 

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!