Ruta del Tío Cirilo

22/07/2017

Ruta con MSP

Eran las 10,15 cuando llegué a la gasolinera de Snoil para llenar la máquina de combustible y emprender un día prometedor. Allí esperaban ansiosos por comenzar la ruta Javier Adell y Nacho, mis compañeros de MSP.

Poco a poco fueron llegando el resto de moteros: Luís Con, Luis Kin (que aunque no podía acompañarnos vino a desearnos buena ruta), Tomás Vaquero con su mujer Isabel, Carlos Z y Jesús Chispa que rutearía con nosotros un ratito.

         

Después de repostar y sobre las 10,40 iniciamos camino. Luís Con tomó la cabeza del grupo a buena marcha pero respetando los límites de velocidad. Una vez llegados a Vecinos me puse en cabeza para dirigir el grupo hacia Tamames y así evitar dudas al llegar el cruce. Jesús Chispa nos dejó encaminándose a Valero. Allí nos esperaba nuestro compañero Pablo Alagón para unirse a nosotros.  Tomás Vaquero con Isabel y Nacho decidieron que ellos irían directos a La Alberca y de allí a Las Mestas, lugar de la comida en el Restaurante del Tío Cirilo, el resto nos encaminamos a la Peña de Francia. Yo personalmente disfruté mucho la subida ya que en moto no la  había subido nunca. Serpenteando por las curvas llegamos Luis Con, Pablo, Carlos, Adell y yo.

Después de aparcar debidamente nuestras máquinas fuimos a tomar un refrigerio y a disfrutar de las inigualables vistas y la inmejorable compañía.

    

     

Ordenadamente tomamos la bajada con Luís y Adell en cabeza y Carlos, Pablo y yo siguiéndoles. Cuando acabamos la bajada y llegamos al famoso cruce del Caserito mi amigo Pablo, que cerraba el grupo, llamó mi atención indicando que la moto no iba bien. Cuando le miré vi que salía fuego por el escape y le grite que parase la moto rápidamente.

Nuestros tres compañeros continuaron marcha desconocedores del percance. Entre Pablo y yo con la ayuda de un cartón y mucho ingenio apagamos el fuego, el interior del silenciador del escape estaba al rojo vivo. ¡Vaya susto nos dimos!
Tomamos la decisión de llamar a la grúa y que se llevase la moto y Pablo continuará la ruta de paquete para disfrutar del día. Mientras esperábamos se presentaron nuestros 3 compañeros que al notar nuestra ausencia se dieron la vuelta, y allí entre todos hicimos más amena la espera. Mientras estabamos allí paso mi amigo Tino de la Peña Una Al Mes, a la cual también tengo el honor de pertenecer. Allí paró a saludar y a echarnos unas fotos, que raro en Tino jjjjj, le gustan las fotos más que a un mono los plátanos.

     

     

     

     

La grúa tardaba e informamos a Nacho y a nuestros compañeros en el Restaurante que esperarán pacientemente que en cuanto llegue la grúa nos reincorporaríamos a la ruta.
Así hicimos, llegó la grúa y en cuanto subió la moto Pablo se montó con Adell. Nos encaminamos al Puerto del Portillo y bajando por Las Batuecas nos presentamos en Las Mestas y aparcamos a la sombra las cuatro motos. Como disfrutó Pablo la bajada en la Can Am de Adell y el propio Adell comprobó lo que era viajar con paquete, que no lo había hecho nunca; le gustó la experiencia. En el Restaurante esperaban pacientes nuestros compañeros de MSP Nacho, Tomás y su mujer Isabel y Cristian que no podía soportar la idea de perderse este ratito.

      

      
Una comida sustanciosa y una gran sobremesa dieron inicio a la vuelta, no sin antes tomar un chupito de Ciripolen con el que nos agasajaba el Restaurante, lugar desde mi punto de vista totalmente recomendable para comer.
La idea era un bañito y regreso por Guijuelo, pero debido a las incidencias sufridas y que había que llevar a Pablo a Linares cambiamos el plan y decidimos ir directos a Linares y tomar algo allí. Así hicimos y después de pasar por Riomalo llegamos a Sotoserrano, donde nuestro amigo Cristian nos dejó para regresar a su casa. Los demás continuamos por una bonita carretera de curvas y llegamos a Linares a tomar un refresco, después del cual retomamos ruta Luís, Tomás e Isabel, Nacho y yo, para nosotros ya había sido bastante. Allí se quedaron con Pablo Adell y Carlos resistiéndose a terminar el buen día que habíamos pasado.
Una vez que llegamos a Salamanca cada uno tomó su desvío para llegar a casa contentos y deseosos de volver a compartir carretera. Como yo siempre digo lo mejor de todo es que todos regresamos a casa sanos y salvos, a pesar del susto.

Galería fotos Tío Cirilo

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.