Ruta Garganta De Barbedillo

29 / 07 / 2017

Ruta con Una Al Mes

Eran las cuatro de la tarde cuando emprendí viaje hacia Béjar para quedar con mi amigo Pablo de Una Al Mes y de MSP. Íbamos a zonas más frescas en teoría. Nuestros compañeros Ramón, Amalio, Ángel y Faustino habían salido por la mañana de ruta hacía el Lago de Jaraiz, que suelen hacer en el fin de semana de la Concentración de Jaraiz; la peña se repartía las salidas. En teoría se unirían a nosotros Pedro Crego y Rubén.  Habíamos quedado en la ITV de Béjar. Una vez allí nos pusimos en contacto con Pedro, que por problemas con la máquina saldría más tarde. Pablo y yo emprendimos camino por el cruce de La Covatilla hacia Barco de Ávila. Curveando un poquito pasamos La Hoya y ya con carretera más recta, sin correr demasiado, llegamos a Barco de Ávila. Allí tocaba un refrigerio, ya que el calor parece que apretaba. Emprendimos marcha por la carretera de Gredos hasta llegar a Navacepeda y allí tomamos el desvío al Pozo de las Paredes, que tanto visitamos en verano buscando un baño refrescante. Allí aparcamos Pablo y yo y comenzamos a andar  camino de la cafetería.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez allí y mientras tomábamos la cervecita se presentó nuestro compañero Rubén. Allí nos informó de la ruta de nuestros compañeros de Jaraiz, a la que yo no fui equivocadamente por el calor, ya que la ruta no era como yo pensaba y parecía que era muy guapa por Gredos. ¡¡¡El año que viene no me la pierdo!!!.Rubén, como más conocedor de la zona, nos recomendó tomar las motos y subir un poquito más arriba hasta llegar a la Garganta de Barbedillo. Así hicimos, fuimos a recuperar nuestras monturas y allí estaba nuestro amigo Pedro que acababa de llegar. Sin tiempo para que descabalgara cogimos las motos y ya los cuatro iniciamos la subida. ¡¡¡Vaya follón había en ese tramo de carretera!!!. Nuestros compañeros de Jaraiz ya colgaban sus primeras fotos, para ponernos los dientes largos. Parecía que lo estaban pasando bien, Una Al Mes siempre deja su huella.

En menos de lo que nos dimos cuenta estábamos aparcando otra vez nuestras motos y alucinados del paisaje que estábamos presenciando.

Tomamos el bañador y la toalla y comenzamos a descender por un camino de piedras y tierra, empinado como corresponde a la zona. Sin embargo en la bajada iba abriéndose camino la espectacular garganta, que belleza.

 

Cuando terminamos de descender nos ubicamos en el lugar que consideramos más adecuado y nos pusimos los bañadores.

Yo metí el pie con el respeto que pensaba debido a lo fría que tenía que estar el agua, pero cual fue mi sorpresa cuando vi que estaba calentita y se agradecía. En el agua hubo buenos ratos de conversación con mis compañeros y sus risas correspondientes, sin prisa para salir del agua. Sobre las ocho salimos del agua y después de subir de nuevo el camino nos hicimos nuestras fotos de rigor para despedir el lugar maravilloso que nuestro amigo Rubén nos había enseñado. Teníamos cena en Béjar con las mujeres y nuestros compañeros de Una Al Mes Placi y Pilar para terminar el día.

Sin más dilación emprendimos camino de vuelta, volviendo a parar en Barco de Ávila a por una cerveza fresca, el calor todavía arreciaba, sobre todo para Pablo jjjjj. Que suerte tuvimos, paramos en Barco de Ávila, en el Bar Los Rosales, que estaban cerrando pero al vernos llegar amablemente nos atendieron. Nos informaron que cerraban a esa hora porque era un bar de día y tomamos una cerveza muy fría y bien tirada que nos sentó de maravilla, no solo las motos necesitan gasolina, los moteros también necesitamos la nuestra.

Volvimos a las máquinas y tomamos camino hacia Béjar. Una vez allí cada uno tomamos un camino: Pedro a cambiarse y recoger a Mar, Pablo al Restaurante Ventorro Pelayo, Rubén hacia su casa y yo a buscar a mi mujer para ir a cenar. Al llegar a Puerto allí estaba esperando nerviosa mi mujer Teresa para acabar el día juntos. La verdad es que sufre un “poquito” cuando salgo en la moto, pero se alegra por verme disfrutar a mí, son las dos caras de la misma moneda. Yo durante la ruta procuro tenerla informada para su tranquilidad y la mía propia jjjjj.

Nuestros compañeros que habían estado en Jaraiz empezaban a mandar sus mensajes de que habían llegado a sus casas, una estupenda noticia. La mejor noticia de salir en moto, a parte de lo bien que lo pasamos, es que todos regresemos a nuestras casas.

Cuando llegué al restaurante ya estaban allí Pablo, Pilar y Placi y Pedro y Mar con una amiga, entablando una conversación con nuestro compañero Luis de Una Al Mes, que se encontraba allí con su mujer tomando su cervecita. Nos sentamos los ocho a cenar. Fue una copiosa cena y sobre todo en muy grata compañía. Una gran velada super agradable para rematar un fantástico día.

Después de una gran sobremesa tomamos camino de casa Teresa y yo y cada uno tomo su destino. Ha sido una tarde intensa y una noche estupenda, para volver a repetirla.

 

¡¡¡ UNA MAS Y UNA MENOS!!!