Ruta Moteo Miranda Do Douro

18/11/2018

Daban las nueve de la mañana cuando llegué a esperar a mis compañer@s de ruta, que como los minutos del reloj fueron llegando. A esta ruta de Moteo puro y duro asistían  9 moter@s y 8 motos: Santi Z, Roberto Versys, Juan Antonio, Luis Strom, Miguel, María, Jesús Nieto de Peña El Casquete, Xavi El Italiano y José Ángel Erasmus.

A las 9,15 nos pusimos en marcha, esperanzados de poder evitar la temida lluvia. La temperatura muy aceptable y la marcha ordenada. En torno a Fuentesaúco pequeñas gotas de agua nos parecían amenazar, pero fue una falsa alarma. Cruzamos Zamora y de ahí a Muelas Del Pan y camino a entrar en Portugal y llegar a Miranda Do Douro.

El tiempo muy bueno, motos aparcadas y a emprender el paseo a pie para tomar un pincho en la plaza. La ida había sido muy buena, tocaba recuperar fuerzas, conversación y fotos de rigor. 

Retomar camino tras nuestros pies y vuelta a las motos, tocaba viaje de regreso, deseando que no nos visitara el líquido elemento.

Pasar de nuevo la frontera, Badilla, Fariza, Palazuelo de Sayago, Formariz, Cibanal y llegada a la presa de Almendra, que todavía se ve con un muy buen nivel de agua. El tiempo se mantenía plácido, en ocasiones nublado, pero en algunos tramos el sol se abría paso entre las nubes, iluminando nuestro camino.

Pasamos Almendra, Monleras, Villaseco de los Reyes y finalmente Ledesma, algunas de nuestras máquinas venían con la lengua fuera, deseando que les diésemos de beber. Parada para repostar y estirar las piernas y vuelta hacia Salamanca pasando por Valverdón. La lluvia comenzaba a ganar la batalla y unas pequeñas gotas mojaban nuestras viseras, pero sin notarse en el firme que pisábamos. Al pasar por Villamayor paramos nuestras motos para despedirnos como se merecía la ocasión. Una vez llegamos al cruce con la autovía cada uno tomamos nuestro camino, para regresar a nuestros hogares, pero con la sensación de haber pasado un gran día y deseando volver a repetir juntos.

Ha sido una mañana intensa, con 260 km. bajo nuestras monturas y lo mejor de todo: respeto y buena compañía; como manda el mandamiento del buen Mesepero.

Galería Fotos

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!