Ruta Puerto De Chía

Ruta Puerto de Chía

07/09/2017

Eran casi las cuatro de la tarde cuando fui al bar Ruta 66 de Puerto de Béjar y después de compartir un café y un ratito de conversación con mis amigos Vicen y Rafa emprendí la marcha hacia la rotonda de Sorihuela, dónde había quedado con mi amigo y compañero Pablo.

Allí estaba puntual como siempre y emprendimos la marcha. Tomamos la carretera de Piedrahita, dónde paramos a repostar nuestras máquinas. De allí emprendimos camino en dirección Ávila. Un poquito más adelante, con un tiempo excelente para cabalgar en la moto, tomamos el cruce de Villafranca de la Sierra y un poquito después pasamos por Navacepedilla de Corneja.

Allí intentamos parar a tomar un cafetito, pero parece que o bien no encontramos un bar abierto o en el pueblo era hora de la siesta. Reanudamos la marcha y tomamos camino hacia el Puerto de Chía.

La subida fue estupenda. La carretera tenía buen firme y después de curvear llegamos a la cima a 1.663 m.

Tocaba bajar lo subido e iniciamos la bajada en dirección a San Martín de la Vega del Alberche. Ya era hora de la parada y nos dirigimos a una terraza a tomar una cervecita sin alcohol y un pincho. La tarde estaba siendo completita, buena compañía, genial ruta y una climatología estupenda, que más se puede pedir. Un ratito de conversación y otra vez a nuestras máquinas a retomar la ruta, en dirección a La Herguijuela. La carretera, bueno mejor dicho el camino agrario, tenía un firme descarnado, aunque según decía Pablo estaba reparado de la última vez que pasó por allí con Una Al Mes.

En un tramo de la carretera vimos una imagen inigualable: una manada de caballos salvajes ocupaban la carretera, vigilados de cerca por el macho percherón, que no quitaba vista a la manada. Pasamos con las motos muy despacito para evitar que se produjese una estampida y nos llevaran por delante. La verdad es que la foto hubiese sido única, pero con la tensión de no espantar a los caballos perdimos una gran oportunidad.

Llegamos a Navacepeda y continuamos hacia Barco de Ávila. Allí decidimos hacer una paradita reparadora al lado del río y llamamos a Teresa para que nos acompañase a cenar a Vallejera de Riofrío.

 

Nos dirigimos después del pinchito correspondiente y Teresa llegó con el coche. Lo único que quedaba era ese ratito genial, con una parrillada para acabar el día.

 

Una vez finalizada la cena emprendimos camino de vuelta a casa, Pablo a Linares y Teresa y yo con el coche y la moto a Puerto de Béjar. Ya era noche cerrada así es que tocaba extremar las precauciones.

La tarde empezó genial, pero fue mejorando a cada minuto que pasaba, con un remate inigualable. 165 km de puro disfrute.

 

¡¡¡UNA MAS Y UNA MENOS!!!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.