Se Hizo Un Claro Entre Las Nubes…

20/01/2019

“Se hizo un claro entre las nubes, hemos vuelto a ver el sol …” Como dos moteros avezados Placi y José Ángel cogimos nuestras motos y nos pusimos en camino, se avecinaba un gran día. A las 10,30 me puse en marcha, a las 11 estaba en La Calzada. Allí esperaba mi compañero de ruta Placi, con tanto mono de moto como yo e incluso más. Decidimos no madrugar para evitar frío y heladas.

Nos pusimos en marcha hacia Cristóbal y de allí a los puentes del Alagón para continuar hasta Sequeros, donde tocaba la primera parada para agasajar nuestros estómagos en el Bar La Cruz, un bar de dueño motero. La carretera estaba bastante bien, no había hielos, en algunas zonas estaba un poco húmeda, pero tomando las precauciones adecuadas no suponía gran obstáculo para disfrutar de nuestra gran pasión.

 

Cafetito calentito y de nuevo a las monturas. Dirección San Martín del Castañar. Un precioso camino de robledos desnudos de sus ropajes, esperando pacientemente a que la llegada de la primavera les haga resurgir y volver a brotar.

 

La carretera seguía siendo estupenda, las hojas secas cubrían las cunetas, dejando la carretera limpia a nuestro paso. Por propia experiencia se lo peligroso que es un camino cubierto de hojas, en esta época del año es un aspecto a tener en cuenta.

 

 

 

Llegamos a El Caserito y de allí a repostar a la Gasolinera de La Alberca. La mañana estaba siendo despejada, los rayos de sol iluminaban nuestro camino. Al fondo podíamos divisar la Peña de Francia cubierta por un manto de niebla.

Tomamos dirección La Alberca y de allí a Sotoserrano. Ante la dificultad para llegar al camping de Soto por una corriente que se interpuso en nuestro camino decidimos bajar hasta Riomalo de Abajo para tomar el ansiado pincho.

Volvimos a nuestras motos y emprendimos camino hacia Colmenar de Montemayor a comer una parrillada al Bar Cotolina. Allí esperaban ansios@s de conocer nuestras andazas Pilar y Teresa y nuestros amigos Rafa y Tina. Ell@s habían disfrutado de un gratificante paseo por los campos que rodean Colmenar.   

 

La comida genial, la compañía inmejorable, pero tocaba emprender la vuelta ante la amenaza que el cielo suponía. Tomamos dirección Béjar y paramos en el Restaurante Ventorro Pelayo para organizar la siguiente, pero eso es otra historia.

Me despedí de mi compañero de ruta como se merecía. Para mí Placi es un modelo de motero al que espero acercarme algún día. Es digno de honor cabalgar a su lado, una persona de la que aprendo cada vez que me acompaña. Es elogiable ver a una persona con más de 70 años conducir con su destreza y ver sus ganas de vivir, ese es mi modelo de motero.

Galería De Fotos

¡¡¡UNA MÁS Y UNA MENOS!!!