Galerías

Yo Pertenezco A MSP

Cómo olvidar aquel día…
cómo olvidar aquel momento…
un sábado que empezó siendo cualquiera,
que recordaré siempre…
allá donde esté.

Llegar a aquel aparcamiento…
ir viendo llegar gente
y que desde el principio
relucían algo especial…
cómo olvidar aquella invitación

Tener el honor de cabalgar con ell@s,
tener el honor de quemar kilómetros,
de compartir penas y alegrías….
pero sobre todo … disfrutar,
mantener en el corazón…
siempre una nueva ilusión…
una nueva esperanza…
una nueva manera…
de levantarse cada mañana.

Introducir amigos en este “grupo”,
hacerles partícipes de mi sentimiento,
siempre especiales,
siempre felices,
y siempre diciendo orgullosos:
“Yo pertenezco a MSP”

Pertenecer a MSP es algo especial,
imposible de expresar con palabras…
¡¡¡pero sí con sentimientos!!!

Es aquella sensación de que nunca estarás solo,
tanto en la carretera … como fuera de ella.
Como decía aquel … aquellos locos bajitos,
pues aquí digo yo … aquell@s loc@s felices,
que inmersos en su locura,
comparten una pasión.
Solo aquell@s que por suerte… pueden disfrutarlo…
solo aquell@s….pueden entenderlo.

El chaleco que les adorna…
tapa algo más importante que hay debajo
un corazón…
un alma motera…
un sentimiento de compañerismo…
un MESEPERO, dicho con mayúsculas.

Tener el honor de pertenecer a este grupo…
tener la felicidad de rodar junto a ellos…
saber que contigo en la moto vienen muchos más,
muchos más “dementes”,
dementes pero felices … y orgullosos
de pertenecer a MSP.

Ser Mesepero para mí,
en este año 2017 que acaba..
ha sido especial.
Cómo se puede pedir más,
a haberme introducido
en semejante “aventura”.

Siempre viviré con la esperanza
de que años sucesivos
siga siendo sorprendente
porque vosotros,
sí vosot@s,
sois especiales…,
bueno basta de humildad
SOMOS ESPECIALES.

Si algún día nuestros caminos se separan,
para mí siempre será un orgullo decir:
“Yo pertenecí……
yo pertenezco a MSP”

Reflexiones De Un Motero

Compré la moto por un sueño personal, algunos pensaban que estaba loco…

Algún día la venderé por un sueño en común, pensarán que se me fue la locura…

Como olvidar aquello que tanto anhelé y me costó tanto conseguir…..

y ahora lo toco con los dedos y disfruto con el corazón…

de aquellos que me empujaron y los que me empujan cada amanecer….

Como olvidar a aquell@s que entienden mi «demencia»,

e incluso me la mantienen cuando quise volver a la realidad…

Si tú sabes quién eres, ¿o acaso lo dudas?

He conocido a motociclistas-moteros que me han enseñado algo

y han enriquecido mi espíritu…

He conocido a otros de los que me alegro de haberlos olvidado,

pero también he aprendido algo.

Me he mojado, sin quejarme…

He tenido frío, sin tiritar…

He tenido calor, sin perder la esperanza…

Me he reído mucho dentro del casco…

He hablado mil veces conmigo mismo…

Canté y grité de alegría como un loco, suerte que no me escucharon,

entonces no entenderían mi locura

Y sí… a veces lloré, sabiendo enjuagar las lágrimas de frustración…

He visto lugares maravillosos y he vivido experiencias inolvidables….

A veces perdí el trasero del dolor y otras senti miedo, pero nunca dudé…

Muchas veces he hecho curvas como nunca habría soñado,

y de lo cual me siento orgulloso…

Otras veces he hecho curvas de terror, sin apenas temblar, …

Me detuve mil veces a mirar una vista, un lugar, un recuerdo…

He saludado y hablado con perfectos desconocidos,

sin ni siquiera pensar como en la vida a menudo cuesta

hacerlo con gente que ves todos los días…

He salido con los demonios dentro y he vuelto a casa con la paz en el corazón…

Otras veces pensé que era peligroso, pero no me amilané ante ello…

Todas las veces que subo en moto pienso en lo maravilloso que es…

lo tanto que me da por lo poco que le ofrezco…

He dejado de seguir hablando con quien no entiende «mi locura» o «mi cordura»…

Y paso las horas haciendo esto con alguien que ni siquiera podría hablar,

pero que me entiende e incluso comparte mi ilusión y felicidad ….

Gasté dinero que no podía con renuncias y sacrificios,

sin pensar que se me devolvería con creces…

Pero el valor de cada momento en el que estoy montado en mi moto es incalculable…

No es un medio de transporte ni un pedazo de hierro…

Es la parte perdida de mi alma y de mi espíritu…                                                                                            

Y a quién me dice: la tienes que vender, debes crecer y ser una persona seria…

Yo no contesto…

Simplemente

bajo la visera…

…sonrío y sigo haciendo kilómetros con los amigos de verdad.

Nos vemos por esas carreteras…